top of page

Entre lágrimas de triunfo



Por Marlene Manevich

Aunque esta no es propiamente una “CRÓMICA”, pero tampoco es LÁGRIMAS porque, aunque al comienzo daban ganas de llorar, el ejército de Israel salió triunfante en este tiro. La defensa de Israel ante el ataque iraní, fue una operación sin precedentes y eso lo convierte en una alegría, en medio de esta triste guerra. No puedo dejar de comentar este heroíco episodio de este terrible enfrentamiento, que ha dejado tantas pérdidas humanas, pues es como en las telenovelas que los episodios pasan rápido y a la siguiente semana perdería actualidad. Así que esta vez estoy seria. Para la próxima semana les prometo sacarles sonrisas con la “crómica.”Como he dicho siempre, a mí ni el sobregiro me quita el sueño (jalóm). Pero la noche del 13 de abril fue una noche (laila) intermitente. Entre cohetes, drones y la amenaza de Irán de atacar a Israel, no eran los mejores elementos para conseguir un buen sueño.


Hay confianza en el ejército (tzahal), especialmente por las últimas acciones que han realizado, tratando de acabar con ese grupo que ha sembrado terror desde el 7 de octubre, pero se había perdido un poco por la demora en reaccionar en ese momento. Puedo decir que esa noche, se ganaron otra vez esa confianza que se había perdido y el respeto de todos los judíos del mundo y especialmente de los que tuvimos que dormir con un ojo abierto y el otro al lado, pensando en cuántos drones alcanzaron a despachar desde Irán.


La tecnología israelí de defensa logró interceptarlos en el aire para que no llegaran a suelo israelí. Es increíble la cantidad de explosivos que alcanzaron a lanzar. Esa cantidad sólo cabe en mentes torcidas con un amplio deseo de destrucción. Afortunadamente para nosotros, la mayoría fueron interceptados y en otros les falló la puntería, hasta el punto que uno de los misiles iba dirigido contra la mezquita de Alaqsa, o sea contra sus propios intereses. Esta operación se logró con el apoyo de Estados Unidos, Inglaterra, Francia, Alemania y hasta un par de países árabes, Jordania y Arabia Saudita, que tenían que proteger su territorio y por qué no decirlo, mantener las buenas relaciones.


La tecnología es excelente y brinda gran desarrollo a las sociedades, cuando se utiliza a favor de la humanidad, pero cuando se usa para destruir es un arma poderosa y peligrosa. Los primeros drones que yo vi en mi vida, eran unos avioncitos diminutos que sobrevolaban encima de las cabezas de los bailarines, cuando disfrutábamos de la música en un matrimonio. Los usaban para tomar fotos y filmar escenas de la fiesta. También he visto videos de matrimonios de soldados, en bases militares durante la guerra (miljamá), en que llega un dron y el novio emocionado recibe la caja que contiene el preciado anillo para entregarle a su prometida. Había oído, en esta guerra en que me ha tocado ser testigo, sobrevolar algunos drones, pero sentirme atacada porque los drones iban a volar y a explotar encima de mi cabeza, es algo que sólo lo había visto en las películas (sratim) y eso que trato de no ver ese tipo de violencia, pues desgraciadamente, la veo en vivo.


Hay países que usan la tecnología para desarrollar proyectos, pero hay otros que sólo piensan en destruir. Israel tiene una gran industria militar; es cierto, pero la usa más para defenderse que para atacar. Cuando lo obligan a atacar, algunos países como Irán y estos grupos terroristas que merodean sus fronteras, obvio que lo hace, pero no está proyectando sienpre planes para lanzar cohetes o bombas atómicas, más bien piensa en desarrollar una tecnología de avanzada que brinde la mejor protección a su pueblo. Fue una noche larga de esas sin estrellas (cojavim) en que lo que brilló fue la luz de los misiles lanzados por Irán, que creyeron que iban a destruir el Estado de Israel y se encontraron con la sorpresa de que la defensa fue más fuerte que su ofensiva. Fue una operación de lujo, cómo dirían los estrategas militares. Ojalá que con esta lección, decidan callar sus misiles y respetar el sueño de los vecinos israelíes Como en los partidos deportivos, la pelota está a un lado o a otro de la cancha. Yo que no soy ni politóloga ni estratega militar, sino una habitante de este país, creo que Israel debe cuidar la bola que cayó a este lado de la cancha con este triunfo y no devolverla, porque devolverla implica seguir eljuego y lo que queremos es pararlo y evitar más destrucción y muerte. Es como las peleas de los niños, “él me pegó y yo le devuelvo”. Y si seguimos en eso, nunca paran de pelear.


Una de las partes tiene que dar el ejemplo y pienso que Israel, como país civilizado debe hacerlo, pues con esa respuesta al ataque iraní, ya demostró ante el mundo quienes somos y de qué somos capaces. Con los recientes acontecimientos, espero que las represalias no pasen a mayores. Otro factor importante que no podemos olvidar, es que ellos tienen todavía en sus manos a muchos secuestrados que corren peligro y hay que tratar de salvar esas vidas a como de lugar porque el tiempo apremia. Marlene Manevich

22 visualizaciones0 comentarios

Comments


Lágrimas de Shabat. "Crómicas" de Shabat
Field of Fire: Fifty Years in Middle East Studies (Part II)
What follows?
Mascotas II. En la Guerra
Zikaron i Independensia
Cantar de los Cantares a la Dulcinea tropical
Sovre La Fiesta de las Madres (2)
Sovre La Fiesta de las Madres (1)
¿Hay desproporción en la guerra en Medio Oriente?
Field of Fire: Fifty Years in Middle East Studies (I)
El judío errante
La ruptura con Israel:  ¿una cuestión personal? Una decisión que rezuma ideología y dogmatismo
comente

Comentarios

Últimas publicaciones