Janoj (Enoj), el que caminó con Dios en Génesis capítulo 5

Vers 21: Janoj vivió 65 años, y tuvo un hijo, Matusalem

Vers 22: Janoj caminó con Dios durante 300 años después de tener a Matusalem, y tuvo hijos e hijas

Vers 23: Todos los días de Janoj fueron 365 años

Vers 24: Janoj caminó con Dios, y no estuvo más, porque Dios se lo había llevado

El personaje de Enoj en Génesis es quizás uno de los más curiosos y enigmáticos, no tanto por los hechos de su vida sino por lo que en la Tora se alude le sucedió después, y por la vasta literatura que se escribió en torno a ese misterio. Es el mismo Janoj (en Hebreo moderno), Ajnuj (en árabe) o Idris (en el Korán) y fue la séptima generación de Adán y padre del longevo Matusalem. En él se juntan toda suerte de conceptos esotéricos, místicos y, muy seguramente, muy distantes de todo lo que hoy concebimos como judíos en esencia. Con la fábula de Enoj se traza uno de los primeros puentes entre la mística judía y la mitología griega o cristiana. En líneas generales, los textos que hacen referencia a esta figura describen el ascenso de Enoj al Cielo y su nombramiento como jefe de arcángeles y conocedor de secretos divinos, identificándolo con el Metatrón, aquel ángel que medió entre Dios y Moisés, y quien, por su sabiduría y justicia, fue encargado de gobernar sobre los Hijos de Dios.


Enoj es parte integral de muchos escritos apócrifos tanto judíos como cristianos como es el caso de El Libro de los Gigantes (Mar Muerto, siglo III AEC), la Septuaginta (la traducción de la Tanaj al griego), donde es “movido de un lugar a otro”; y Sabiduría de Siraj donde “Enoj agradó a Dios y fue trasladado al Paraíso para ayudar al arrepentimiento de las naciones”. El texto de Enoj I, en idioma Geez (el mismo idioma que usan los falashas en su literatura judía) hace parte de códice de la Iglesia Copta de Etiopía. El Segundo Libro de Enoj, escrito en ruso, hace parte de la Biblia Slavónica. Finalmente, el Tercer Libro de Enoj, es un texto rabínico del siglo V EC. En la literatura clásica rabínica, Enoj tiene varias descripciones. En el Targum Pseudo-Jonathan, se le describe como un piadoso que fue llevado al Cielo y nombrado Gran Escriba. Según Rashi, Enoj era piadoso pero fácilmente tentado de caer en el mal, razón por la cual Dios se apresuró a llevárselo consigo, en un carruaje al estilo de Isaías, antes de cumplir su tiempo en la tierra. En Sefer Hekalot, Rabi Ishmael visita el Séptimo Cielo donde se encuentra con Enoj quien comenta que la tierra ha sido corrompida por los demonios de Shammazai y Azazel.


Enoj es un personaje a quien la Tora le dedica apenas 4 versículos pero los suficientes para de ahí generar uno de los conceptos místicos más difíciles de digerir.


#e


75 visualizaciones
A mi querido amigo, Albert Attie, Z”L – Vuelo 901
Una familia ejemplar que nunca se rindió. Tribulaciones de 4 (o 5) procesos de conversión
¿Y a qué horas nos llenamos de sefardíes?
Los Buenos Samaritanos
Marranos en Colombia
La “Mancha de Sangre” en María, de Jorge Isaacs
Debates contextualizados: Isabel la Católica, Luis Lopez de Mesa y “hacer la judía”
Ante las Cuerdas, con Martin Cruz, Firmante del Acuerdo de Paz y Director de Comunicaciones FARC
La religión y el fino arte de actuar en nombre de Dios
El Marco Polo judío
Mamertos banalizando la Shoa