top of page

Lágrimas de Shabat (II)



Por Marlene Manevich

“8 horas para trabajar 8 horas para dormir y 8 horas para la casa”, era la consigna de los trabajadores en la revuelta que hubo en 1.886 en Chicago para reivindicar los derechos de los trabajadores y jornadas obreras. A raíz de ese acontecimiento histórico, se instauró el 1 de mayo como fecha memorable para recordar ese evento.


También aprovechó el presidente para sacar toda la rabia que tiene contra el pueblo judío, a pesar de que antes de ser elegido fue invitado por empresarios judíos para exponer sus ideas. No fue oportuno el momento en que anunció la ruptura de relaciones diplomáticas con Israel, a través del discurso tan agresivo que pronunció ese día.

Desde que yo era una niña escuchaba que las marchas del 1 de mayo podían alterar el orden público. Mi mamá qpd, vivió la revuelta del 9 de abril cuando asesinaron a Jorge Eliécer Gaitan (candidato a la presidencia) y siempre me contaba que mi abuelo se volvió canoso en una noche. Como supo lo que era escasez en los días siguientes a este acontecimiento, nos enseñó a tener provisiones cuando anunciaban manifestaciones, marchas y revueltas por el estilo. Había temores, pero nunca sucedió nada grave. Las centrales obreras hacían marchas pacíficas, conmemorando el día del trabajo, que aunque su nombre lo indica, es un día festivo que no se trabaja. Los empresarios por su parte, se preocupaban, pero hasta ahí llegaba la cuestión.


Este 1 de mayo en Colombia fue diferente. Tal vez Petro se asustó por la marcha del 21, que fue generalizada en todos los sectores de la sociedad colombiana. Marcharon hasta los médicos que sienpre están ocupados cumpliendo con el sagrado juramento Hipocrático. Marchó la clase media y la clase alta, que no sienpre participa por temor o por comodidad. En este momento en Colombia se viven situaciones incómodas. El discurso de Petro fue incendiario, bastante descortés, tratando de alborotar a los que todavía lo siguen. Y lo siguen, algunos por ideología y otros porque les pagan y les dan almuercito. Yo siempre pensé que las minorías indígenas eran fieles a su origen y querían conservar sus ancestros, pero Petro los ha sacado de sus veredas y les ha proporcionado buses para transportarlos a la ciudad para que lo apoyen. Es extraño ver indígenas gritando las arengas del presidente. En algunas ocasiones los he visto desfilar con uniformes de soldados con fusil al hombro. Entre ellos y unos cuantos que todavía le apuestan a sus ideas, llenaron la Plaza de Bolívar. También aprovechó el presidente para sacar toda la rabia que tiene contra el pueblo judío, a pesar de que antes de ser elegido fue invitado por empresarios judíos para exponer sus ideas. No fue oportuno el momento en que anunció la ruptura de relaciones diplomáticas con Israel, a través del discurso tan agresivo que pronunció ese día.


Muchos guerrilleros se amnistiaron y cumplieron su palabra. Es como cuando el malo de la película se vuelve bueno y que los hay los hay. Petro dejó el monte, pero nunca dejó de ser guerrillero. Cómo puede ser, que siendo presidente ordene ondear las banderas del M19, cuando se supone que es un movimiento que depuso las armas hace varios años y se comprometió a firmar la paz. Es algo incongruente. Un presidente debe velar por la seguridad y la paz de sus ciudadanos, pero él es el primero en dar la orden de destruir el transmilenio y atacar los CAI, estaciones de policía, como sucedió en las marchas de 2019.


También se le olvidó que Israel ha sido un proveedor muy importante para Colombia en materia de agricultura, irrigación de cultivos y últimamente hicieron un proyecto en la Guajira con presencia del embajador, a quien tanto ha atacado.


A él no le preocupa mucho que Israel no le vuelva a vender armas para el ejército y la policía, pues así no tendrán como defenderse de la guerrilla, que él considera sus aliados. Colombia e Israel han mantenido relaciones comerciales durante muchos años y es increíble que por un capricho acabe con este historial.


¿Qué piensa hacer ahora? Montar una Embajada de Hamás en Colombia para demostrar que tiene razón?


Parece que el 1 de mayo, le abrió las puertas para sacar toda la rabia que tiene contra el pueblo judío, olvidando tantos años de relaciones comerciales que ha habido entre los dos países. También están de por medio, los ciudadanos colombianos, algunos judíos, otros no, que habitan el suelo de Israel, que quedamos desprotegidos de los servicios dela Embajada. Como diría Hernán Feler, comentarista de fútbol argentino, esto puede ser un autogol.


Uno puede ser y también puede dejar de ser. En Colombia muchos guerrilleros dejaron de serlo y se amnistiaron seriamente con el gobierno de turno. Cuando vi que Petro presentó su candidatura como presidente, me estremecí pensando que mi amado país se iba a volver como la Venezuela de Cháves y Maduro.


Sólo a un presidente antisemita se le ocurre darle el apelativo de nazis al pueblo judío, que fue el que soportó la peor matanza en serie que ha habido en la historia de la humanidad y que tantos ignorantes niegan, como si se pudiera tapar el sol con las manos. Es un irrespeto. Esperemos, que así como algunos guerrilleros se arrepintieron y se insertaron a la sociedad, como senadores, asesores y algunos gobernantes, que el presidente Petro recapacite y revoque esta decisión tan acelerada que tomó, en medio del calor de la Plaza de Bolívar.


Yom Haatzmaut

Y hablando de relaciones entre los dos países, no puedo dejar de mencionar este gran día para Israel que es Yom Hatzmaut, el 76o aniversario de la Independencia. Este año se celebra con mucha tristeza por los actos de vandalismo sucedidos, y con la opinión mundial en contra de este pequeño país que nació como respuesta al Holocausto, pero con la alegría y la esperanza de que este episodio va a pasar a ser parte de nuestra historia. Una parte triste, como tantos capítulos que hemos vivido, pero los judíos somos así: celebramos las alegrías y conmemoramos las tristezas, para aprender de ellas y rendirle tributo a los caídos; es por eso que este año, a pesar de todo festejaremos el 76o aniversario. Le’chaim por muchos años más libres!


41 visualizaciones0 comentarios

Comments


Los sacrificios de la paz: La Operación Arnon vista desde la parasha Naso
Middle East Regional Defense: Opportunity or Trap?
¡Nunca Jamás!
Tishri 7
Cautiverio subterráneo prolongado
Lágrimas de Shabat (II)
Decades of Denial: How Islamists Won the War Against Western Values
Los peligros de la democracia ultrajada
Una sucesión de escándalos
Gustavo Petro y su afinidad con la lucha palestina
Who should US Jews vote for? I didn’t say and I won’t
Tan Cerca y Tan Lejos
comente

Comentarios

Últimas publicaciones