“La Reina Ester del siglo XVI” o “La Señora” (HaGevirá)



«Doña Gracia, Doña Gracia, Doña Gracia Nuestro Amor / Doña Gracia, Doña Gracia, Doña Gracia Por Favor». Cantico sefaradí de Bnei Anusim.



Donna in rosso con bambino, Il Bronzino. Gracia Nasi, Wikimedia Commons.
La Señora, fue una precursora de la banca europea - primera mujer banquera - y del sionismo, pues, 500 años antes soñó con un Estado para los judíos en Israel. Además, de dinastía davídica, es decir, descendiente de la Casa de David - Maljut Beit David -, pues su apellido Nasí, significa “príncipe” y alude a la figura del “Patriarca de los Judíos” en el exilio.

Janna o Hanna Nasi (luego Gracia, pues Janna es dar las gracias en hebreo culto), conocida en Portugal, España, Italia y en Turquía como “La Dama”; “La reina” o “La Señora”, no solo es la mujer judía más reconocida del Renacimiento, sino una de las mujeres más relevantes de esta época en Europa y en el Imperio Otomano.


La Señora, fue una precursora de la banca europea - primera mujer banquera - y del sionismo, pues, 500 años antes soñó con un Estado para los judíos en Israel. Además, de dinastía davídica, es decir, descendiente de la Casa de David - Maljut Beit David -, pues su apellido Nasí, significa “príncipe” y alude a la figura del “Patriarca de los Judíos” en el exilio.


Lisboa, 1510. Es la fecha y el lugar de nacimiento de doña Gracia, luego del exilio judío español, a causa de la vil expulsión de los judíos de los reinos de Castilla y León, asimismo de Aragón. Sin embargo, Portugal repetiría esta historia, ya que los judíos serían expulsados en 1497 por orden del rey Manuel I de Portugal, instado por la Monarquía hispánica o también conocida como la “Monarquía Católica” y la Iglesia católica. La única opción en los dos casos era la conversión al cristianismo.


Si bien, la aristocrática familia de doña Gracia Mendes - como se le conocería después -, se había trasladado a lo que quedaba de península ibérica “libre” de la persecución a los judíos, tuvieron que convertirse al catolicismo. A raíz de la situación que se había extendido por toda la península, hasta tierra lusa. Además, solo unas 600 familias, de las aproximadamente 100 mil que huyeron de España a Portugal, pudieron asentarse, pues había que pagar una elevada cuota para obtener un permiso de residencia permanente a la corona de Juan II de Portugal, apodado el “Príncipe tirano”.


Así que, el nombre de la pequeña Janna, nacida como “cristiana nueva” era el de Beatriz de Luna Miques. La Casa de Luna - de noble dinastía - era una familia judía conversa pamplonesa radicada en Aragón de alto nivel social - los Nasí originalmente - con influencia en la sociedad y la política. Su padre era Shmuel Nasí (Ávaro de Luna Miques) y su madre Felipa Mendes (Benveniste), se casaron en Lisboa.


La familia Mendes, había financiado las expediciones de Vasco da Gama a la India, lo que les había significado enorme riqueza, al explotar la nueva ruta comercial de Europa a la India. También, habían financiado la expedición de Pedro Álvares Cabral (originario de Belmonte e hijo de cristiana nueva) que convirtió a Portugal en descubridor de casi todo un continente: El Brasil. Entre todos los negocios comerciales y financieros de la familia Mendes, estaba la financiación de las coronas de Portugal, Francia y del Sacro Imperio Romano Germánico. Además, sobornaban a la Iglesia - Vaticano - en parte para retrasar a la inquisición en Portugal y también con el fin de que no se persiguiera por periodos a los antes judíos en España y Portugal.


Asimismo, doña Gracia, fue una de las mujeres más poderosas y ricas en la Europa del Renacimiento. Se desempeñó como mujer de negocios, banquera, filántropa, diplomática, pre sionista y también activista política en aquel entonces. Toda una “Eshet Jayil” - mujer virtuosa - era doña Gracia Mendes Nasí, quien siempre defendió a sus hermanos más desfavorecidos y protegió como la gran Señora que era; como la gran matrona hebrea; como una madre sefardí de su pueblo. Fue como una Reina para los judíos exiliados hispanoportugueses, de hecho, se le recuerda también como “la Reina Ester del siglo XVI”.


En 1528, con 18 años, “La Señora” se casa con don Francisco Mendes Benveniste, que era su tío materno, y un anús, es decir, otro “cristão-novo” – nuevo cristiano -, y adopta su apellido Mendes (tradicional de converso sefardí), llamándose Beatriz Mendes. Don Francisco Mendes era un potentado comerciante y banquero, su apellido original y judío era “Benveniste”, de familia rabínica. Su bisabuelo fue don Abraham Benveniste de Castilla, tesorero, consejero real, rabino y jurista.


De hecho, don Francisco Mendes Benveniste era el “Rab Ha-Anusim”, es decir, “el rabino de los conversos”. Asimismo, la familia Mendes era la contraparte o rival portuguesa de la reconocida familia Medici italiana, en el sector financiero renacentista. Don Francisco Mendes Benveniste, conocedor de la Torá y protector de los judíos conversos, profesó su amor al judaísmo e impregnó a su esposa la joven señora Gracia de este amor, además la instigó a llevar siempre aquella labor y deber en pro de sus hermanos más desfavorecidos, que habían pasado sinfines de adversidades en el nuevo exilio.