Paz con los árabes, cuando Occidente nos deje en paz

Actualizado: ago 12

Hoy les comparto este oportuno artículo, de un admirable joven salidos de nuestra comunidad y hoy cumpliendo una gran labor en Israel. Para quienes no lo conocen, su sobresaliente biografía va al final de su artículo.


Jaim Weitzman con el rey Faisal de Arabia Saudita, en mejores épocas

Por Yaacov Amar Rothstein, Jerusalem, Israel. Tamuz 5780 / junio 2020

Va a haber paz entre Israel y los árabes; eso es un hecho. Pero lastimosamente nuestros líderes políticos llevan décadas refiriéndose al conflicto árabe-israelí como si fuera de índole nacional y temen admitir que realmente es un conflicto de carácter religioso. Nuestros gobernantes intentan explicar que nuestra disputa es contra “grupos árabes” y se niegan a reconocer que en esencia hay un choque contra fundamentos del islam mismo. Pienso que hasta que no digamos las cosas como son, los judíos vamos a seguir en guerras defendiéndonos de nuestros vecinos.


Entre más una persona profundiza en su entendimiento sobre el islam, logra darse cuenta con más claridad cuál es el rumbo que Israel debería tomar si es que queremos llegar a una paz con el mundo árabe. Pero, si nos quedamos estancados en la narrativa europea que intenta reducir el conflicto a una mera “disputa geopolítica”, eventualmente nunca vamos a firmar ningún acuerdo de paz con grupos terroristas como Hamas, Hezbolá o ISIS. Es más, curiosamente eso de “firmar acuerdos de paz” es un invento europeo que ni siquiera existe en el islam yihadista.


Los europeos, a lo largo de su historia, han salido de su continente para invadir otras zonas geográficas e imponer su ideología. Por ejemplo, los europeos llegaron a América Latina e impusieron ahí su cultura y sus sistemas políticos, primero arrasando con millones de indígenas y saqueando el nuevo mundo. De igual forma, los europeos que llegaron a Medio Oriente colonizaron y luego se repartieron el territorio desestabilizando todo a su paso. Ese etnocentrismo occidental ignora la existencia de otras culturas y desprecia otras formas de política; por eso Europa dejó en caos total a las diferentes regiones del planeta.


Europa ya nos ha causado suficientes estragos en Medio Oriente. Desde los primeros europeos que intentaron ocupar Israel, nos han tratado de imponer su ideología errónea y ajena a la nuestra. Igual que los helénicos griegos o los politeístas romanos, ahora la Unión Europea nos quiere imponer una cosmovisión política foránea, tratando de implantarnos un método que no funciona con los grupos árabes radicales.


Todos esos “planes de paz” artificiales son teorizaciones muy lindas para el racionamiento de la academia europea, pero son planteamientos que no tienen aplicación real alguna en la mentalidad medio oriental. De hecho, los “planes de paz” occidentales han sido más obstáculo que ayuda. La paz que Israel logró con Egipto y Jordania fue producto de un acercamiento entre pueblos (judío y árabe), pero fue más tarde cuando Estados Unidos se coló en ese tren para “moderar” los acuerdos que ya estaban moderados.


Debemos dejar de escuchar la opinión occidental sobre el conflicto en Israel. No más “Acuerdos de Oslo”, no más “Camp David”, no más “Acuerdos del Siglo”. Todos esos son utopías de occidente que ignoran la cultura y creencias de nuestros vecinos. Llegó la hora de que escuchemos directamente a nuestros primos árabes, a los hijos de Ismael. No podemos quedarnos otros 25 años viendo cómo los occidentales nos “enseñan” a hacer acuerdos de paz que fracasan. No podemos dejarnos imponer más “soluciones” ficticias provenientes de una doctrina que ni siquiera entienden la raíz del islam. Así que, queridos amigos occidentales, mejor déjenos la solución del conflicto a nosotros: judíos y árabes. Déjenos a los semitas en paz. Esto lo arreglamos entre familia (entre hijos de Isaac e hijos de Ismael), sin intermediarios con intereses en otros continentes.


Ahora, siendo realistas ¿Los judíos tenemos la posibilidad de dialogar con los musulmanes más radicales? Recordemos que en cuestión de décadas la iglesia católica cambió su posición radical con relación al Pueblo Judío, como nunca antes en la historia. La existencia del Estado de Israel implica todo un reto a varios fundamentos teológicos del cristianismo. Es decir, el restablecimiento de nuestra identidad nacional causa una metamorfosis en las bases de las religiones del mundo. El Estado de Israel no solamente produce un cambio al mapa geopolítico, sino también transforma al mapa espiritual de la humanidad.


Con el islam ocurre lo mismo. El renacimiento del Estado de Israel despierta preguntas complejas a la teología del islam y es aquí donde se da el potencial para hacer cambios fundamentales en su fe. De hecho, durante los últimos años, conocí a grandes sabios de la Tora que han sido invitados a países musulmanes para hablar sobre cómo es posible redefinir un islam más moderado y que se asemeje al modelo israelí.


Nos enseña la Tora (Génesis 16) que el ángel de Hashem le dijo a Hagar (la madre de Ismael): ¿de dónde vienes y adónde vas? Y Hagar respondió: de Sarai mi señora estoy escapando. Y le dijo el ángel a Hagar: vuelve a tu señora Sarai y sigue su autoridad y así multiplicaré tu descendencia, que ni podrá ser contada debido a su cantidad. Es decir, que la bendición para el mundo árabe (los descendientes de Ismael hijo de Hagar) vendrá a través de la comprensión de que sus raíces teológicas parten de conceptos de la Tora. En otras palabras, el acercamiento entre Israel y el mundo árabe está en función del pensamiento básico que árabes y judíos tenemos en común, y no del alejamiento y división que nos causa occidente.


Beezrat Hashem, los judíos seamos un pueblo libre en nuestra tierra y que haya paz de verdad con el mundo árabe, amén. יִצְחָק וְיִשְׁמָעֵאל, מכאן שעשה ישמעאל תשובה - רש״י על בראשית כה:ט



Yaacov Amar Rothstein, nacido en Colombia, a los 18 años hizo aliyah. Estudió agricultura de alta tecnología en el Kibbutz Sde Eliyahu y Tora en Jerusalem. Al finalizar sus estudios, sirvió en una unidad élite de las Fuerzas de Defensa de Israel, combatió en la Operación Margen Protector en el 2014 y tomó parte en otras operaciones militares. Posteriormente, realizó estudios en el Rothberg International School de la Universidad Hebrea de Jerusalem, donde se graduó Cum Laude. Fue asesor de la organización Bodedim BeYachad y en el 2016 fundó el Club para Soldados Solitarios en el Negev, el cual atiende a cientos de soldados solitarios al año. Actualmente, Yaacov es representante de juventudes en el Congreso Sionista Mundial, dicta conferencias sobre Israel y Hasbara en varios países, trabaja con el gobierno israelí para asuntos de integración de inmigrantes y es estudiante de ingeniería química en la Universidad Ben Gurion.




#paz #arabe #israel #proceso #ocupación #islam



El crecimiento de la comunidad hispanohablante en Israel
Videoconferencia: Fake News, Redes Sociales y Discursos de Odio. Combatiendo el antisemitismo
Entrevista con el Rabino Dr. Fishel Szlajen sobre Pandemia, Triage y Bioética en el marco del Covid
Economía de la crisis: Economía Post-cierres
BDS: Aquel dolorcito de cabeza
Deportado injustamente
Videoconferencia: Vidas Pasadas, Reencarnación e Hipnoterapia
¿Qué le Pasó a Nuestro Planeta?
¿Puede la Marihuana ser Kosher? ¿How "Chai" are You?
El hombre en Damasco
Prologo al segundo libro de mi amigo Leon Hochman - Dromomaniando II
Video. La lucha antiterrorista en Perú y las enseñanzas para Colombia - Alm. Giampietri

Artículos por categoría

Artículos por fecha

 

Comentarios

Últimas publicaciones

Radanita (en hebreo, Radhani, רדהני) es el nombre dado a los viajeros y mercaderes judíos que dominaron el comercio entre cristianos y musulmanes entre los siglos VII al XI. La red comercial cubría la mayor parte de Europa, África del Norte, Cercano Oriente, Asia Central, parte de la India y de China. Trascendiendo en el tiempo y el espacio, los radanitas sirvieron de puente cultural entre mundos en conflicto donde pudieron moverse con facilidad, pero fueron criticados por muchos.

Todos los derechos reservados @valijadeapocrifos.com