¿Por qué Comunes?



Por Martín Cruz

Por absoluta mayoría de los delegados a la II Asamblea Extraordinaria del partido surgido del acuerdo de Paz de La Habana, entre el Estado y la otrora insurgencia de la guerrilla de las FARC-EP, se aprobó el nombre de COMUNES, en el evento realizado los días 22, 23 y 24 de enero; acatando los requisitos con los tiempos establecidos por el Consejo Nacional Electoral y que obliga a todos los partidos a realizar sus congresos anuales, en las circunstancias especiales de la campaña electoral para el año 2022. En este sentido, se abordaron puntualmente los siguientes temas: cambio de nombre y logo del partido, elección del representante legal, plataforma y convergencia política de cara a las elecciones del próximo año. Nos quedó muy claro a la militancia de COMUNES que cuando mejoren las condicciones sanitarias, con prontitud se realizará la III Asamblea Ordinaria que abordará todos los temas en su integralidad.


No podemos negar que la palabra FARC traía y trae consigo una carga histórica negativa de más de medio siglo de confrontación armada y sigue siendo utilizada por quienes regresaron a las armas y que pudo haber generado soportes de estigmatización, odios y venganzas.

El cambio de nombre de Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común-FARC, por COMUNES, se debe a una necesidad política de acuerdo a las condiciones mismas de la lucha política, en un escenario ya electoral que nos debe proyectar a una convergencia sectorial y participativa de toda la nación para lograr la implementación del Acuerdo de paz, el medio ambiente; la salud, la educación, el agua, los derechos humanos, un Estado de derecho ampliamente democrático y la construcción de una paz completa.


No podemos negar que la palabra FARC traía y trae consigo una carga histórica negativa de más de medio siglo de confrontación armada y sigue siendo utilizada por quienes regresaron a las armas y que pudo haber generado soportes de estigmatización, odios y venganzas. Nuestro antiguo nombre del partido no estaba acorde con el momento político actual. Muchas observaciones de amigos y simpatizantes por utilizar el mismo nombre de la clandestinidad en la legalidad. Esto nos ocasionó aislamiento en el acercamiento con varios sectores sociales. No quiero decir que a partir de hoy se acabó el estigma y el asesinato contra los signatarios del Acuerdo de Paz, hombres y mujeres que pertenecieron a la extinta insurgencia armada. COMUNES, nos va permitir interlocutar con más sectores de la sociedad y en el marco de las próximas elecciones con objetivos comunes que unifiquen la sociedad colombiana.


¿Por qué COMUNES? Comunes representa a las mayorías pobres de este país, vivir en comunidad, porque los comunes somos millones, la herencia histórica de los Comuneros en 1781, representa la Comuna de París de 1871 que fue sin dudas uno de los mayores acontecimientos revolucionarios de la historia. Por primera vez el proletariado se sublevó y fue capaz de derrocar el poder establecido, formar sus propios órganos de gobierno y reemplazar al Estado monárquico, burgués y capitalista. Representa la primera estructura organizativa de este partido que nació del Acuerdo de paz, la Comuna. Somos la mayoría somos los comunes, todos somos comunes.


Representa, además, un esencial legado histórico después del magnicidio de Jorge Eliécer Gaitán. La violencia política auspiciada por los directorios liberales y conservadores de aquella época, armaron a sus seguidores para matar a sus contrincantes políticos. Este baño de sangre obligó a miles de colombianos y colombianas a resistir a estas matanzas de personas, ya porque fuesen liberales, conservadoras o comunistas, y se organizaron para defender la vida y se llamaban Los Comunes. Los comunes eran distintos, no solo luchaban por la vida, sino que tenían un concepto de país, trabajaban en comunidad. En consecuencia, este nombre es sinónimo de vida, resistencia y lucha de campesinos, arrieros, indígenas, aserradores, jornaleros, todos ellos y ellas, gentes del común. No fue un nombre buscado al azar, fue recogido de la lucha de todos los COMUNES. Comunes representa las inconformidades, las necesidades, las comunidades étnicas y toda la sociedad en su conjunto. En Comunes nos representamos todos. Los comunes somos más.


Quiérase o no, el mundo político colombiano, la prensa, amigos, simpatizantes y adversarios estuvieron atentos de este evento. Unos esperaban una división, pero lo que hubo en realidad fue un gran ejercicio de democracia interna. La opinión, la discusión y la aprobación de los temas centrales fue transparente y sin presiones, para el infortunio de quienes esperaban lo contrario, donde todos los 258 participantes, delegados y delegadas de los asentamientos de reincorporación ubicados en las ciudades y en la Colombia profunda hicieron uso de todos los derechos y deberes militantes, no solo cambiamos el nombre del partido mediante una amplia mayoría, sino que elaboramos propuestas al país nacional para encarar una convergencia nacional amplia, un pacto por la vida y por la paz, que trascienda en un gobierno que defienda la vida, el proceso de paz y la justicia social.

—Nada será fácil para este partido, así lo dijeron varios delegados a esta asamblea nacional.

—Siempre habrán obstáculos, pero los superaremos, dijo otro asambleista.


Y no es para menos. Un partido muy joven en comparación con los partidos políticos que se han mantenido adheridos al poder, sin permitir que otras fuerzas políticas participen abiertamente en el ejercicio electoral y cuando emerge un nuevo movimiento lo han sacado de la contienda a ‘como de lugar’, incluso aquellos que provienen de su clase social. No es sino mirar nuestro histórico espejo retrovisor y se tropieza con los magnicidios de Rafael Uribe Uribe, el 16 de octubre de 1914, descuartizado a hachazos, el caudillo liberal Jorge Eliécer Gaitán; 9 de abril de 1948, Jaime Pardo Leal, 11 de octubre de 1987, Luis Carlos Galán, 18 de agosto de 1989, Carlos Pizarro, 26 de abril de 1990, entre otros presidenciables caídos brutalmente asesinados.


Colombia no puede seguir eternamente en medio de la guerra y en medio de los odios. Ya estamos bien de la tragedia de la guerra. Es hora de pasar la página. Van cuatro años de lucha por construir la paz y debe ser una obligación del conjunto de la sociedad. El Acuerdo de paz solo abrió el camino, fue un punto de partida y la llegada al futuro le corresponde a las presentes generaciones, un mundo feliz, sin odios, sin venganzas y sin estigmas. A la sociedad le reiteramos que nuestro partido está vivo, unido con una militancia y una dirigencia firme en la construcción de la paz.


Toda la farianidad seguiremos luchando para que Colombia algún día tenga sociego tranquilidad y paz. No cladicaremos en nuestros compromisos frente a la sociedad y ante la Comunidad internacional. Somos herederos de las adversidades. Nada nos amilana, y saldremos adelante en nuestras dificultades por complejas que sean, así somos los Comunes.

76 vistas
Apócrifa Samaritana (Segunda Parte)
A 76 años de la finalización de la Segunda Guerra Mundial
Antisemitismo en Grupos Trumpistas. Una Breve Bibliografía
Video: Avatares de Mujeres Judías. Siempre a la Vanguardia. Con David A. Rosenthal.
El otro “Himno” de Israel, Yerushalayim shel Zahav, es una melodía vasca
Entrevista con el Dr. Ariel Gelblung, director del Centro Simon Wiesenthal para América Latina
Dinamarca: un país Justo de las Naciones
Apócrifa Samaritana (Primera Parte)
VIDEO: Odio y Desinformación en Internet. Un Nuevo Espacio Público. Con Tomás Lawrence (Chile)
¿Es benéfica la quimioterapia que aplicamos para tratar el antisemitismo?
Armenia, o la curiosa historia judía de un país sin judíos
El último shtetl que queda en el mundo

Artículos por categoría

Artículos por fecha

 

Comentarios

Últimas publicaciones