Dios y lo Divino o Humano y lo Terrenal. Introducción al Pensamiento Hirschiano

Actualizado: feb 12

Por el Rabino Isaac Sitt Normalmente cuando la gente se acerca a la religión, espera encontrar en ella respuestas metafísicas. ¿Quién es D-os?, ¿cómo funciona el cielo y el infierno?, así como otras cuestiones acerca de la divinidad. Ante esto, resulta esencial identificar cómo aborda el judaísmo este tipo de temas.

El pensamiento Hirschiano destaca que el judaísmo, a diferencia de otras religiones, no es un conjunto de creencias, dogmas y normas sobre Dios y su comportamiento, sino una serie de ideas divinas que la persona debe integrar en su vida. En otras palabras, no se trata de Dios y de lo divino, sino de lo terrenal y la misión del hombre en este mundo.


El judaísmo está enfocado en crear una sociedad ideal, en mejorarnos como individuos y hacer de este mundo un lugar mejor.

Algunos ejemplos de estas ideas son: el valor de la vida humana, la prohibición de engañar al otro incluso que sea sólo robando el pensamiento, entre otras.

Rab Hirsch hace hincapié en que “no es verdad que la esencia de la Torá son nuestros pensamientos y sentimientos”. Si buscamos en la Torá, los pensamientos o ideas que debe tener presente el individuo no abarcan más de una hoja y, sin embargo, los preceptos que regulan nuestras acciones llenan el judaísmo. Una persona que declara en público que no cree en D-os no tiene ningún castigo, mientras que alguien que hace un trabajo prohibido en Shabat es considerado como transgresor de las mitzvot, esto nos muestra que, dentro del judaísmo, el énfasis está en las acciones.

Este hincapié en las acciones no implica que el Judaísmo sólo se fije en formas y externas y no le importa el desarrollo interior del individuo. Los actos externos en realidad función como elemento que genera un diálogo entre lo interno y lo externo. Los valores tienen que involucrar a todo el ser, pero no pueden quedarse solamente en la teoría y lo abstracto, sino que tienen que volverse en acciones concretas que impacten al individuo y a la sociedad. D-os espera que lo honremos en nuestras casas, en nuestros negocios, en las relaciones con nuestras parejas y con nuestros hijos, no a través de himnos.


El judaísmo está enfocado en crear una sociedad ideal, en mejorarnos como individuos y hacer de este mundo un lugar mejor.

Sobre el autor: El Rabino Isaac Sitt es director de Estudios Judaicos del Colegio Hebreo Maguen David. Obtuvo el grado de Maestría en Educación, actualmente cursa su PHD en Yeshiva University en Nueva York y realizó sus estudios rabínicos en el Kolel Avi Ezri.


El Rabino Sitt se apasiona por enseñar y diseminar las ideas del rabino y filósofo alemán del S. XIX Samsón Rafael Hirsch, para quien el judaísmo y la modernidad no se contradicen y se dedica a infundir esta perspectiva judaica particularmente en jóvenes judíos quienes, hoy más que nunca, están buscando vivir una vida con propósito formando parte del mundo contemporáneo.


Autor del libro Eter nidad de los valores de la Tora: Ensayos sobre educación, política y esclavitud. Recientemente inició un nuevo blog bajo el título “pensamiento hirschiano”, en el que analiza dilemas humanos a la luz de la Torá.




www.rabisaacsitt.com

@rabisaacsitt




91 vistas
El Caso de Sarah Halimi
Una ética para la mentira política
¿Alegrías o Tristezas? Simplemente, increíbles vivencias de "Marcha por la Vida" (Parte I)
Fortuna$ de alguno$ rabino$ en I$rael
Video: No subestimen a la Juventud. Movimientos juveniles judeo-sionistas. Con Eli Akerman
Unidos contra el antisemitismo. Homenaje a Pilar Rahola