top of page

El cinismo de los ex FARC es monumental


 



Por Germán Senna Pico

Con relación al artículo de Semana sobre el inconformismo de los ex miembros del antiguo secretariado de FARC con tribunal JEP, he escrito estas líneas para contrastar sus reparos.


Los ex miembros de FARC dicen que se encuentran alarmados y preocupados porque según ellos la JEP está violando los acuerdos entre el gobierno de Juan Manuel Santos y las FARC desmovilizada.


Afirma Rodrigo Londoño “Timochenko” que ellos firmaron un acuerdo entre la insurgencia y el Estado para reconciliarnos; sin embargo, las actuaciones de los ex FARC en dar muestras de reconciliación son inocuas y caso contrario, cada día retan más a las víctimas y a la sociedad. En esa medida, no habrá pie a la reconciliación que estos pregonan, después de no hacer acto alguno que de verdad la motive y conduzca a que éstos, sean aceptados en la sociedad.


En la entrevista dada a la periodista Vicky Dávila de Semana, al unísono, los ex FARC manifestaron su inconformismo con la JEP; pero esa animadversión repentina obedece que ellos no quieren que este tribunal investigue los crímenes de lesa humanidad y las graves violaciones a los DDHH e infracciones al DIH.


Los ex FARC están furiosos porque la JEP, por solicitud de las víctimas, abrió los macro casos referentes a violencia basada en género, acceso carnal violento, abortos forzados y reclutamiento forzoso de menores de 13 y hasta de 11 años, uso de medios y métodos ilícitos de guerra; ellos no quieren que se investigue, ni que se sepa nada de las condiciones de tiempo, modo y lugar, y la ocurrencia de estos crímenes que son una flagrante violación al DIH.


Es importante tener en cuenta que los crímenes cometidos por las FARC, arriba mencionados, caben dentro del tenor de crímenes no amnistiables. Estos crímenes no amnistiables son los que los ex FARC no quieren que se investigue rigurosamente, sobre todo con el llamado a mandos medios y guerrilleros de base, que a la postre son los que en realidad tienen la verdad toda vez que ellos son los que ejecutaron las ordenes.


Desde luego, para la JEP y sus fiscales investigadores, es urgente conocer todos los detalles de modo tiempo y lugar y, esa valiosa información sólo la tienen los guerrilleros de base y mandos medios que fueron los que ejecutaron las órdenes que daban sus jefes, muchos de ellos desde Venezuela u otras ciudades de descanso donde permanecían.

 

Lo que vemos en las pretensiones y reacciones de ex miembros de FARC es que los magistrados de la JEP asienten cabeza y que sancione a la mayor brevedad; en ningún momento ellos hablan de condenas por haber cometido grandes crímenes, sólo hablan de sanciones. Algo simbólico por haber cometido grandes crímenes contra personas en total estado de indefensión y sin ninguna investigación rigurosa.


Julián Gallo, alias "Carlos Antonio Lozada” dice que si no hay garantías con la JEP, les tocará acudir a instancias internacionales.


¿A qué se refieren cuando hablan de garantías?


¿Quieren más de lo que inmerecidamente les han dado?


En el Juicio a Slobodan Milosevic, en la CIJ de la Haya, se tuvo muy en cuenta las condiciones de tiempo, modo y lugar de la comisión de los crímenes de guerra por parte de los perpetradores. Animemos a Carlos Antonio Lozada para que se asome a la Corte internacional de Justicia en la Haya, puede que allá las víctimas de Colombia sí encuentren justicia.


Carlos Antonio Lozada dice que la JEP no debe hacer ninguna interpretación del texto del acuerdo. Se entiende el mensaje cómo; bien sea, ustedes son una creación de nosotros, ustedes hacen lo que nosotros digamos.


Afirman que, si no se acata lo que está escrito en el texto del acuerdo, se pierde la posibilidad de cerrar el conflicto.


Sin embargo, en la práctica, el conflicto o confrontación armada en Colombia, no se cierra ni se cerrará con un pacto o acuerdo con FARC y menos después de tanta impunidad otorgada inmerecidamente.


A la pregunta de Vicky Dávila a Lozada respecto a si volverán al monte por las preocupaciones ante la JEP, éste responde que no, pero que sí lo harán los guerrilleros de base y otros mandos.


Sin embargo, sabemos con total certeza que los comandantes de las FARC convinieron premeditadamente no desmovilizar a sus milicias, y son estos milicianos los mayores criminales contra los ex FARC desmovilizada. En su mayoría toda la milicia no desmovilizada de las FARC integran las columnas Dagoberto Ramos, Jaime Martínez, Adán Izquierdo y otras estructuras en diferentes regiones que ahora llaman disidencias FARC.


Rodrigo Granda, alias "Ricardo Téllez”, se queja por la apertura de nuevos macro casos y por el llamado por parte de la JEP a mandos medios y guerrilleros de base. Sin embargo, tengan en cuenta que por información de ex jefes de FARC, la Unidad de Búsqueda de Personas dadas por Desaparecidas (UBPD), no ha encontrado un sólo cuerpo del universo de víctimas de las FARC, muchos de ellos asesinados en cautiverio durante su secuestro. A la fecha, la UBPD sólo han encontrado 211 cuerpos, una cifra irrisoria teniendo en cuenta el enorme número de personas desaparecidas por este grupo criminal.


Julián Gallo, álias “Carlos Lozada”, propone un tribunal de cierre, algo muy a la medida de sus deseos, algo así como borrón y cuenta nueva; debo decir que en algún momento este país necesitará de un tribunal de cierre, pero eso no se podrá implementar por la pretensión o pedido de ex miembros de FARC toda vez que seguimos con las mismas FARC, toda vez que sólo se desmovilizó una parte de éstos y, aún quedan reductos de EPL, BACRIN, ELN, Nueva Marquetalia y otros demonios. En ese sentido, es inocuo crear un tribunal de cierre sin lograr una negociación que termine en la desmovilización y desarme total de estas estructuras criminales.


Los ex jefes de FARC desmovilizadas piden a Gustavo Petro, presidente de turno, que se firme un nuevo acuerdo con las FARC. Por lo que vemos, parece que a los ex guerrilleros de las FARC no están muy a gusto con el pan y pedazo que les dio Santos, sino que quieren la panadería completa para ellos.


No creemos que ese nuevo acuerdo pueda darse, teniendo en cuenta tanta impunidad otorgada hasta el momento a quienes tampoco han reparado a sus víctimas.


Si, en un hipotético caso, el presidente Petro abriera esa posibilidad, tendría que hacerlo para todos los grupos desmovilizados hasta la fecha y eso incluye desde luego a las antiguas Autodefensas Unidas de Colombia (AUC).


Milton de Jesús Doncel Redondo, álias 'Joaquín Gómez', afirma que a la JEP sólo le interesa la verdad de ellos y no la de otros actores; sin embargo, no hemos conocido ninguna verdad significativa por parte de los guerrilleros de FARC. Tampoco hemos escuchado a los magistrados de la JEP exigiendo la verdad acerca de los colaboradores de las FARC en diferentes ámbitos y entidades, llámese universidades, planteles educativos, consejos municipales, alcaldías, despachos judiciales, no han dicho una sola palabra de sus relaciones en el campo internacional con políticos y, en especial, con los gobiernos de Venezuela y Ecuador. No dijeron nada sobre sus vínculos con miembros del grupo terrorista vasco ETA ni con los miembros del IRA detenidos en Colombia.


Tengamos en cuentas, que las autoridades colombianas detuvieron a James Monaghan, Martin McCauley y David Bracken o Niall Connol, miembros del IRA, sin que se llevara a cabo un juicio ejemplar por entrenar y adiestrar a guerrilleros en prácticas terroristas y el uso de medios y métodos ilícitos de guerra.


A la pregunta cínica pero válida de Vicky Dávila al antiguo secretariado de FARC sobre más exigencias al gobierno y a la misma JEP, si no se sienten mal por exigir mucho y no dar nada, toda vez que tienen impunidad total, curules gratis, no han reparado a las víctimas y además reciben sueldos astronómicos de nuestros impuestos, ellos responden que las narrativas en los medios y otros ámbitos hacen ver o creer que se diga eso de ellos y también se suma a que la JEP  a estas alturas no los haya sancionado definitivamente.


Volvemos a reiterar que por la postura y respuesta de los ex FARC, ellos no esperan una condena ejemplar por parte de la justicia sino una sanción por parte de la JEP; algo así como cuando un estudiante irrespeta a un profesor o alguno de sus compañeros y la dirección del colegio decida sancionarlo con la suspensión de tres días de clases.


Por último, dicen los ex FARC que están trabajando arduamente en la búsqueda de personas desaparecidas por ese grupo criminal, pero los resultados de la unidad de búsqueda de personas dadas por desaparecidas son irrisorios o paupérrimos, sobre todo por el enorme presupuesto con el que cuentan y no dan los resultados medianamente esperados.


Esto teniendo en cuenta que gracias a la Ley de Justicia y Paz, con la que se desmovilizaron las AUC, se creó el Grupo Interno de Trabajo Búsqueda y Exhumaciones de la fiscalía GRUBE, y que ha encontrado más de 11,109 cuerpos enterrados en fosas común y con menor presupuesto que la JEP.

 

 

Germán Senna Pico

 

80 visualizaciones

Comments


¿Israel o Irán? Pésaj y la difícil libertad
A celebration of Sorrow and Hope