Entre Pinceles y Pinturas - Una historia para Kipur



Por Sarita Esses

Solo fueron 15 minutos de atraso. La circular de la escuela decía que la actividad era de 8:30 a 9:30 a.m. Pero ustedes saben cómo es: entre contestar el teléfono, el ascensor de tu casa que se demora, todos los lentos que se te atraviesan con sus carros en el camino, y una que otra cosa más, uno siempre anda con el tiempo un poco diferido.


A primera vista pudiera parecer un halago que alguien llore por ti. Te quiere mucho, te espera, quiere verte, podrías pensar. Pero hilando más profundo puede ser otra cosa: no sabe lo mucho que le importas, y no está seguro de que cuenta contigo.

Estacioné en la escuela a las 8:42. Otras mamás también estaban llegando al mismo tiempo que yo, pero igual apuré el paso y subí rápido las escaleras. Mi hijo de primer grado me esperaba para hacer una manualidad en una actividad organizada para su grado.


Cuando llego a su salón me recibe una maestra y me dice: “¡Qué bueno que vino! Gabriel estaba triste”. Me aproximé a la mesa rectangular donde la mayoría de los niños estaban acompañados de sus madres, y vi que el mío tenía la cara afligida y roja. Apenas me vio se puso a llorar. “¡Pensé que no venías!”, me increpó. Me tomó por sorpresa. ¿Cómo pudo pensar tal cosa? Jamás le he fallado; a veces llego tarde, pero he estado en cada acto, cada actividad y cada oportunidad que pueda con él en su escuela. La noche antes, cuando le di su besito antes de dormir, le dije: “¡Mañana te veré en la escuela!”.


Afortunadamente, pocos minutos después, entre pinceles y pinturas, sus lágrimas dieron paso a sonrisas, y juntos nos pusimos a confeccionar un colorido vitral.

Frente a nosotros pintaban también muy alegres otra mamá con su hijo. Ella llegó incluso más tarde que yo, pero su hijo estaba de lo más chill. Cuando ella escuchó que el mío estuvo llorando porque me demoré, se volteó hacia él y le dijo: “¡Tú no lloraste por mí!”.


A primera vista pudiera parecer un halago que alguien llore por ti. Te quiere mucho, te espera, quiere verte, podrías pensar. Pero hilando más profundo puede ser otra cosa: no sabe lo mucho que le importas, y no está seguro de que cuenta contigo. Así que, aunque en un principio pensé “qué cute”, luego quedé consternada. ¿Mi hijo de verdad creyó que le iba a fallar solo porque llegué 15 minutos tarde? ¿No se ha dado cuenta en los siete años que llevamos conociéndonos de cuánto lo amo?


Como sea, la noción quedó rondando todo el día en mi cabeza. En el calendario judío celebramos el Año Nuevo la semana pasada. Ayer fue Yom Kippur, el Día del Perdón, la fecha más sagrada de todas. Para mí esta época siempre invita a la retrospección, y por eso creo que no es casualidad que aprovecho este incidente para hacer una analogía con nuestra forma de encarar la vida.


Porque les digo, muchas veces yo soy igualita y reacciono como lo hizo mi hijo. A la edad que tengo no lloro porque mi mamá llegue tarde, pero, ¿a quién no le ha pasado que algo no le sale como quiere, cuando quiere o como cree que debe, y se lamenta, enoja o recrimina a la vida, olvidando todas las bendiciones que ya tenemos? A mí a menudo se me olvida que todo ocurre exactamente cuando debe.


Soy culpable de no tener paciencia, de a veces perder la fe, y es algo que voy a tratar de mejorar. Si están en esa categoría, los invito a que hagan lo mismo.




Sarita Esses nació en Japón en 1974. A los 3 años se radicó junto a su familia en Panamá. Creció en el seno de una familia sefaradí conservadora, y estudió comunicación social.


Luego de 18 años de matrimonio, y ante el inminente colapso del mismo, siguió de mala gana el consejo de su terapeuta y empezó a escribir Café con Teclas, una columna donde cada semana habla un poco de todo y de nada.


El libro del mismo nombre acaba de presentarse en la Feria del Libro de Panamá y es un colorido viaje por todos los escritos más gustados de los últimos siete años, magistralmente ilustrado por la artista Virna Levin. En Colombia se consigue en la librería Panamericana.

Zoom, este lunes 19, a las 8:00pm - Vidas Pasadas, Reencarnación e Hipnoterapia
¿Qué le Pasó a Nuestro Planeta?
¿Puede la Marihuana ser Kosher? ¿How "Chai" are You?
El hombre en Damasco
Prologo al segundo libro de mi amigo Leon Hochman - Dromomaniando II
Video. La lucha antiterrorista en Perú y las enseñanzas para Colombia - Alm. Giampietri
ZOOM - Bari Weiss (ex-New York Times) y cómo combatir el odio. Hoy lunes 12, a las 7:30pm
Del mito de La Creación a la astrofísica
Videoconferencia. Corrie ten Boon, una Justa entre las Naciones
Combatiendo el odio contra judíos - Fuente Latina
El susto con Corbyn y Sanders (…y Petro)
Saber Perdonar

Artículos por categoría

Artículos por fecha

 

Comentarios

Últimas publicaciones

Radanita (en hebreo, Radhani, רדהני) es el nombre dado a los viajeros y mercaderes judíos que dominaron el comercio entre cristianos y musulmanes entre los siglos VII al XI. La red comercial cubría la mayor parte de Europa, África del Norte, Cercano Oriente, Asia Central, parte de la India y de China. Trascendiendo en el tiempo y el espacio, los radanitas sirvieron de puente cultural entre mundos en conflicto donde pudieron moverse con facilidad, pero fueron criticados por muchos.

Todos los derechos reservados @valijadeapocrifos.com