Fueron Judíos

Actualizado: may 28

El título lo tomo de un melancólico libro que leí hace par años y que se titula “Once Jews” donde hace referencia a esas fabulosas generaciones de sefaradim caribeños que un buen día dejaron de ser judíos: Esos orgullosos Maduro, Capriles, Alvarez-Correa, Senior, Jesurún, Cortizos, Rois, Salas, Pinedo o Isaacs quienes 200 años atrás, en Holanda, habían regresado valerosamente al judaísmo, pero quienes un buen día desintegraron sus comunidades y tranquilamente optaron por “cambiarse”, como me lo describió un vástago de esas familias en Panamá.


No conozco los números, ni sé si existan datos confiables, pero asumiría que son muchos más los que salen de nuestra tribu que los que entran. Así ha sido siempre. La factura que nos cobra la asimilación es un cuentagotas que va diezmándonos. Algunos episodios en la historia son de comunidades enteras que dieron un paso hacia afuera. Estamos a veces preocupados (obsesionados quizás) con el tema de los mal llamados emergentes, pero no caemos en cuenta de aquellos grupos que van en contravía. Muchos dejaron su membresía por temas de conveniencia. En algunos casos, esa fuga se dio por fuerza mayor para evitar el rigor de la espada o la horca a manos de cristianos o musulmanes. En otros casos, fue simple resultado de un proceso racional que llevó a muchos a la conclusión que más valía ser católico que seguir siendo parte del Pueblo Elegido. Ese fue el caso de cientos de miles de judíos en Europa Central durante la segunda mitad del siglo XIX y principios del XX. La conversión al cristianismo abría las puertas a universidades, a carreras profesionales, a círculos culturales y políticos. Entre ellos, tantas familias que optaron por bautizarse antes de embarcarse al Nuevo Mundo, como el caso en Colombia de los Uprinmy, Schuck, Berger, Neuman, Michelsen y Koppel.


También tenemos los casos de aquellos que genuinamente se “cambiaron” por fervor religioso, convencidos de que la verdad estaba en otro lado, y de eso poco hablamos. El Becerro de Oro es apenas uno de tantos capítulos que demuestran la facilidad de caer ante la tentación de adorar dioses más digeribles y cumplir reglas menos exigentes. Otro ejemplo fueron los primeros cristianos-judíos que dieron ese paso adicional de creer en la divinidad de Jesús; toda esa masa de asimilados en Alejandría que sucumbieron ante los placeres de pertenecer a un modernismo más cosmopolita. La primera familia real de Armenia se dice que era de origen judío, una dinastía sacerdotal que lentamente fue alejándose del mundo rabínico y de la centralidad de Israel para terminar prefiriendo un reino a una tradición.


Para mi gusto, el mayor desangre de nuestra historia vino con la inútil y fracasada rebelión de Bar Kojba. Para ese entonces, el 10% de la cuenca del Mediterráneo era judía, unos increíbles 5 millones o un tercio de lo que somos ahora, dos mil años más tarde. Con la derrota vino la diáspora, la esclavitud y, ante todo, la destrucción moral que trajo la pérdida de Jerusalem y de Judá. Al cabo de una generación, solo quedábamos millón y medio. El resto, sencillamente, buscó pastar en prados más verdes. Como decía aquel paisano en El Decamerón, después de ver tanta perdición y corrupción en el Vaticano, “si ellos van ganando la guerra de los números, entonces algo bueno tendrán y a esa religión habrá que pasarse”.


Pero judaísmo sin Israel, sin conexión al pueblo, como religión de garaje, sencillamente no sirve y se autodestruye como en Misión Imposible

El caso más patológico es el de los karaitas de Lituania, quienes para sacarse un clavito contra nosotros los rabanitas fariseos, decidieron fabricar una leyenda que los hacía descendientes de tribus turcómanas y que adoptaron la fe mosaica 1.000 años atrás, con los Khazares. Con eso, quisieron probar que no eran semitas y así se obviaban cualquier culpabilidad por la muerte de Cristo. Tuvo de bueno que, 50 años después, los nazis se tragaron el cuento y no los mataron. Pero judaísmo sin Israel, sin conexión al pueblo, como religión de garaje, sencillamente no sirve y se autodestruye como en Misión Imposible. No se puede ser judío sin importarle sus hermanos o Israel. Los karaitas de Lituania sentenciaron su futuro y hoy en día son apenas par cientos, a lo sumo, desconectados de cualquier forma de judaísmo y atados a un pasado falaz que no les aporta identidad alguna.


Finalmente, los Donme, algo así como “marranos musulmanes”, son otros que se salieron de la tribu. Descendientes de seguidores de Shabtai Zvi, y quienes hasta hace 100 años todavía funcionaban como comunidad cerrada y próspera en Salónika. Ellos pasaron al olvido de la historia tras los efectos que la revolución de los Jóvenes Turcos trajo consigo. La foto que les comparto es la Nueva Mezquita (Yenni Yami) en Salónika, quizás el último remanente de su historia, hoy convertido en museo. El edificio, como el caso de tantas iglesias marranas, deja ver lo que fue una mezquita adornada de estrellas de David, buscando una simbiosis entre los mundos musulmán y judío.


Capítulos de todos los colores y sabores tenemos en nuestra fascinante historia. Son, a fin de cuentas, temas sociológicos, económicos, psicológicos, ideológicos o políticos que no distinguen de grupos sociales o religiosos. Con seguridad que no habremos visto el final de estos casos.

#conversos #donme #sefaradim #karaitas #asimilación #fueronjudios #salonika #curacao #shabtaizvi

Paz con los árabes, cuando Occidente nos deje en paz
Una familia ejemplar que nunca se rindió. Tribulaciones de 4 (o 5) procesos de conversión
La religión y el fino arte de actuar en nombre de Dios
Y a mi también me tocó reinventarme
Un ortodoxo, una conservadora y una reformista se reúnen para oficiar un shabat en conjunto y…
Marranos en Colombia
Venció el ultimatum sancionatorio y pecuniario del DANE
Mis titulares "favoritos" de la semana. Crisis de valores
La “esencia” del judaísmo. Comentarios a "Mandamientos 2.0.1"
Hágame un favor... No me haga favores
Diez Mandamientos 2.0.1
Jesucristo con tefilin

Artículos por categoría

Artículos por fecha

 

Comentarios

Últimas publicaciones

Radanita (en hebreo, Radhani, רדהני) es el nombre dado a los viajeros y mercaderes judíos que dominaron el comercio entre cristianos y musulmanes entre los siglos VII al XI. La red comercial cubría la mayor parte de Europa, África del Norte, Cercano Oriente, Asia Central, parte de la India y de China. Trascendiendo en el tiempo y el espacio, los radanitas sirvieron de puente cultural entre mundos en conflicto donde pudieron moverse con facilidad, pero fueron criticados por muchos.

Todos los derechos reservados @valijadeapocrifos.com