Los compositores de música sinagogal del siglo XIX. una breve reseña histórica



Salomon Sulzer

Paul Heller, Londres 8 Nov. 2020

David Behar me pidió hace unos meses desarrollar este tema que me apasiona y Jack Goldstein me dio la oportunidad de compartirlo con ustedes en Valija de Apócrifos, espero sea un abrebocas para que puedan disfrutar como lo hago yo de una música que me eleva espiritualmente.


“ …Y Adah concibió a Jabal. Era el padre de los que habitan en tiendas de campaña y tienen ganado. Su hermano se llamaba Jubal. Era el padre de todos los que tocan el arpa y la flauta. Y en cuanto a Zillah, también dio a luz Tubal-Cain, un instructor de todos los artesanos en bronce y hierro….”. (Génesis 4:20-22 KJ)


Aquí vemos las tres profesiones principales en la tierra que el Señor nos introduce por primera vez, (aparte de del cuidado del Jardín del Edén, que encomendó a Adán), estas profesiones son: los que trabajan con ganado (Jabal v.20), el músico (Jubal v. 21) y el artesano en bronce y hierro (Tubal-Cain v. 22). De esto podríamos deducir que la música ocupa un lugar bastante alto en la estima de D-os.


Es solo después de la formalización de las oraciones y el establecimiento durante el cautiverio babilónico, de los así llamados en Hebreo, Batei Knesset, en griego, Sinagogas, cuando la música del Templo pasó a estos nuevos lugares de reunión, oración y estudio, el así llamado en Hebreo, Hazzan (guardián de asuntos litúrgicos) el que a su vez fue encargado de cantar los salmos y las Escrituras y que en el correr de los siglos se convirtió en un líder del canto que se hizo conocido como el Cantor, acompañado generalmente por dos o más voces llamados en Hebreo, Meshorerim que armonizaban y más tarde se habrían convertido en un coro, especialmente en las sinagogas más grandes. El Cantor tomaría patrones melódicos bien conocidos transmitidos oralmente por generaciones para la lectura de las Escrituras, estos fueron luego estandarizados por los Masoretes en el siglo VII, el Cantor componía sus propias melodías para el canto de las oraciones, desarrollando así su propio estilo de canto. Los Salmos se cantaban a menudo antifónicamente con dos coros, o uno dividido en dos para dirigir la congregación. Los rabinos generalmente no permitían que las mujeres cantaran - por lo que toda la música era masculina dirigida por hombres y niños. Las escalas habrían diferido de un lugar a otro dependiendo de qué parte del mundo era y la cultura de la música popular local a menudo influyó en las creaciones musicales de Cantor. Igualmente legislaron que por la perdida del Templo y por costumbres del duelo no se debería usar instrumentos y el canto debería ser limitado a ocasiones festivas, como matrimonios. Valga la pena añadir aquí que los primeros padres de la Iglesia prohibieron de igual manera los instrumentos en los servicios por lo que sería una costumbre judía que se asemejaba a tiempos del Templo de Jerusalem.


Volviendo a los Cantores, por lo general, tenían un estilo florido y melodioso de línea vocal con mucha agilidad. Y debían tener una apariencia agradable, y ser temerosos de Di-s, nos dice el código de ley judía.

No fue hasta que los efectos de la revolución francesa y los derechos del hombre que la Reforma comenzó a sentirse en otros países europeos que las puertas hasta ahora cerradas para los judíos comenzaron a abrirse. En Gran Bretaña, por ejemplo, Oliver Cromwell dio la bienvenida a los judíos sefaradíes alrededor de 1650. Los judíos necesitaban emancipación y esta ocurrió en toda Europa occidental; Inglaterra en 1852, Alemania 1871, Suecia-Noruega 1835, Italia 1861, Francia 1791, España 1910 y Rusia 1917.

Viena se estaba convirtiendo en un centro de la Haskalah. Este movimiento intelectual en Europa alentó una mayor secularización de los judíos a la vida a través de la educación secular, una preocupación por la estética y la asimilación lingüística con el objetivo de facilitar la emancipación judía. El movimiento en última instancia también afectó la vida religiosa, y a partir de 1819, los judíos vieneses se encontraban entre los primeros en Europa para exigir la modernización de su servicio religioso. A medida que el movimiento de reforma se desarrolló el servicio de sinagoga ortodoxa comenzó a verse anticuado comparado a los servicios de la iglesia protestante más moderno con himnos, coros, y composiciones de Bach y Mozart por ejemplo, y con el uso de organo y a menudo orquestas.


El movimiento de la Haskalah que en gran medida amplió los horizontes a tantos en los países de Europa occidental que a su vez se extendió a la mayoría de los judíos en los municipios de shtetl de las zonas del este de Europa.

Los servicios de la sinagoga tenían muchas prácticas rituales antiguas que ofrecía a las congregaciones cantos orientales no acompañados con melodías conocidas sólo por los Hazzanim (cantores) en un idioma para muchos incomprensible (Hebreo). Las cosas tenían que cambiar y el servicio de la iglesia protestante se convirtió en el nuevo modelo. Y esto llevó a la reforma.


Uno de los primeros pioneros fue Israel Jacobson en Alemania (1769-1822), un rico comerciante que construyó el primer Templo de la reforma en 1810, introduciendo muchas innovaciones, un organo, sermones en alemán, y la introducción de la ceremonia de confirmación. Jacobson introdujo un servicio para niños con melodías de himnos.

A esta reforma se contrapusieron dos tendencias, la nueva ortodoxia y el movimiento Liberale en Alemania luego convertido a principios del siglo XX en el movimiento Conservador en Estados Unidos o Masorti en el resto del mundo.


Los primeros grandes compositores de la nueva música sinagogal fueron; Salomón Sulzer, Samuel Naumbourg y Louis Lewandowski. Sulzer ocupó su puesto en Viena, Naumbourg en París y Lewandowski en Berlín.

Salomón Sulzer (1808-1890), fue el Cantor Jefe en Viena y modeló su papel en compositores como J.S. Bach. Fue un gran compositor reformista, cantante, arreglista y profesor, siendo profesor en el Conservatorio de Viena. Sulzer abogó por el uso de coros congregacionales en los servicios de la sinagoga y establece muchas melodías antiguas y nuevas para coro en cuatro partes y ajustes vocales a la manera de los himnos de la iglesia.


Hizo una declaración fuerte sobre el uso del organo en los servicios y en el primer sínodo judío en Leipzig en 1869, hizo la siguiente declaración sobre la inclusión del organo en los servicios de la sinagoga:


“Un acompañamiento instrumental del canto durante el servicio de adoración [debe] ser introducido en todas partes, con el fin de facilitar a los miembros de la congregación participar activamente en la misma. ... el organo es digno de recomendación para el requerido acompañamiento, y no hay objeciones religiosas a su uso. (Refiriéndose al uso de instrumentos en Shabbat en el antiguo Templo de Jerusalem)”.


En 1881, los reformistas habían encontrado a su arquitecto musical. Junto con Mannheimer, Sulzer desarrolló el llamado rito vienés.

Samuel Naumbourg (1817-1880) fue cantor en París en la rue Notre Dame hasta su muerte. Es conocido por publicar varios volúmenes de antología de canciones litúrgicas, en estas antologías también se destaca por la inclusión de una serie de nuevas canciones para solistas y coro profesional.


Louis Lewandowski

Louis Lewandowski (1821-94) estudió en Berlín, donde se convirtió en Meshorer en una sinagoga a la temprana edad de solo 12. En la Academia de Berlín fue el primer judío en ser admitido por recomendación de Felix Mendelssohn. En 1840 se convirtió en el maestro del coro de la Sinagoga de Berlín. En 1866 fue nombrado Maestro del Coro de la Nueva Sinagoga en Berlín y por el Emperador como Director musical para Prusia y compuso para los servicios de todas las sinagogas bajo su mando. Hizo arreglos de viejas melodías hebreas para ser cantadas en la sinagoga por coro mixto y solistas. Escribió obras de organo, cantatas, oberturas y sinfonías. El organo todavía no estaba totalmente integrado en el culto a la sinagoga en la mayoría de las sinagogas, pero Lewandowski abogó por que se utilizara plenamente, y con el tiempo se convirtió en parte esencial y común en las modernas sinagogas necesarias para acompañar el canto del coro y de la congregación. Lewandowski escribió usando melodías modales tradicionales antiguas, y todavía su música existe en muchas congregaciones, y especialmente en Pestalozzistrasse, Berlín y Belsize Square, Londres.


He aquí un ejemplo

Barros Basto: el Dreyfus portugués
Música samaritana, melodías de tiempos remotos
Emergiendo, sumergiéndose y volviendo a emerger (Parte 1)
Mi humilde opinión sobre la Ley Nacional en Israel
De las cenizas brotan rosas
Rompiendo el cemento de la injusticia social
¡Adio 2020!
Mohamed Amin al-Huseini, Gran Mufti de Jerusalem y aliado de Hitler
Abracadabra o la Creación a través de la Palabra. Con el rabino Moshé Yerushalmi
Entrevista con el Embajador de Israel en Colombia Christian Cantor
“Guerra y Paz” en Oriente Medio
Cuatro navidades sin los apremios de la guerra

Artículos por categoría

Artículos por fecha

 

Comentarios

Últimas publicaciones

Radanita (en hebreo, Radhani, רדהני) es el nombre dado a los viajeros y mercaderes judíos que dominaron el comercio entre cristianos y musulmanes entre los siglos VII al XI. La red comercial cubría la mayor parte de Europa, África del Norte, Cercano Oriente, Asia Central, parte de la India y de China. Trascendiendo en el tiempo y el espacio, los radanitas sirvieron de puente cultural entre mundos en conflicto donde pudieron moverse con facilidad, pero fueron criticados por muchos.

Todos los derechos reservados @valijadeapocrifos.com