top of page

Los sacrificios de la paz: La Operación Arnon vista desde la parasha Naso





 

Por Daniel E. Florez-Muñoz

Comunidad Judía Sefardí de Cartagena de Indias

 

La reciente operación de rescate llevada a cabo por las Fuerzas de Defensa de Israel, el Shin Bet y la Policía de Israel, en la que se liberaron a cuatro rehenes cautivos por Hamás, destaca no solo por su complejidad y riesgo, sino también por los valores intrínsecos que resuenan en la tradición judía. Esta misión, denominada "Operación Arnon", no solo evoca un acto heroico en medio de un conflicto, sino que también nos invita a reflexionar sobre la Parashat Nasó, a la luz de las enseñanzas del Rab Sacks, y su pertinencia en contextos modernos de conflicto y búsqueda de paz.


La Parashat Nasó, que a primera vista puede parecer una colección de temas desconectados, revela un profundo mensaje de paz y armonía cuando se examina en detalle. Uno de los elementos más llamativos es el ritual de la sotá, una ceremonia en la que se borra el nombre del Eterno para restaurar la paz entre un hombre y su esposa, sospechada de adulterio. Esta disposición divina a sacrificar su honor en pos de la paz no solo subraya la importancia suprema del shalom bait (paz en el hogar) al interior del judaísmo, sino que sugiere un la idea de que a veces es necesario sacrificar algo sagrado para llegar a la armonía. En un paralelismo provocador, la "Operación Arnon" destaca el sacrificio del comandante Arnon Zamora, quien perdió su vida en el acto de rescatar a los rehenes. Este sacrificio refleja su compromiso con los valores supremos de la solidaridad y la paz, incluso a costa de grandes sacrificios personales, evocando la disposición a renunciar a lo más sagrado por el bien de la armonía y la seguridad.


Además, la Parashat Nasó incluye una descripción detallada y repetitiva de las ofrendas de los príncipes de cada tribu, enfatizando el reconocimiento y respeto hacia cada individuo. Esta detallada narrativa sugiere que cada miembro de la comunidad es valioso y merece reconocimiento por sí mismo. En el contexto del rescate, este principio se refleja en el minucioso y coordinado esfuerzo de las fuerzas israelíes para asegurar la liberación de cada rehén, reconociendo la invaluable importancia de cada uno de los secuestrados. Cada rehén fue tratado como un ser invaluable, merecedor de todos los esfuerzos necesarios para su rescate y protección, un claro reflejo del respeto y la dignidad que la tradición judía otorga a cada individuo.


La operación de rescate en Gaza, aunque llena de peligros, problemas y enfrentamientos, nos recuerda las enseñanzas finales de Nasó sobre la paz: La bendición sacerdotal, que concluye con un rezo por la paz (shalom). Esta bendición resume la esencia de toda la Torah: trabajar incansablemente por la paz en el mundo. La paz, según la tradición judía, no es simplemente la ausencia de conflicto, sino una armonía completa y una integridad en el funcionamiento de un sistema complejo. La paz solo es posible a partir del orden, reconocer el lugar de cada uno y fundamentalmente garantizar nuestro derecho a existir. Así como en Nasó se nos enseña que la paz se construye a través del reconocimiento, el respeto y la disposición a sacrificar incluso lo más sagrado, la operación de rescate nos muestra que, en los momentos más oscuros y desafiantes, la búsqueda de la paz y la preservación de la vida siguen siendo los principios rectores.


Es por estas razones que la "Operación Arnon" no solo es una muestra de valentía y estrategia militar, sino también una manifestación contemporánea de los valores eternos que encontramos en la Parashat Nasó. En tiempos de conflicto estos principios se convierten en faros de esperanza y guía, recordándonos que, al final, la paz es el objetivo más noble y necesario, tanto en los textos antiguos como en las acciones modernas. La operación nos muestra que, aunque la paz es fácil de dañar y difícil de reparar, es a través de esfuerzos concertados y sacrificios personales que podemos aspirar a restaurarla y mantenerla. Estas lecciones son tan relevantes hoy como lo fueron en los tiempos antiguos, recordándonos que la paz y la armonía son objetivos fundamentales en nuestra búsqueda continua de un mundo mejor.



 


Daniel E. Florez-Muñoz


Docente Investigador, Facultad de Derecho y Ciencias Políticas. Universidad de Cartagena. Abogado, Universidad de Cartagena. Certificado en Estudios Afrolatinoamericanos, Universidad de Harvard (EEUU). Especialista en Métodos y Técnicas de Investigación Social, CLACSO-FLACSO. Magister en Derecho, Universidad de Cartagena.

47 visualizaciones0 comentarios

Kommentare


The brutal syllogism of this war is a deathtrap for Israel
Israel’s Double-Edged Sword (Part III) - If Not Iron Dome, What?
En El Mediterráneo
Lágrimas de Shabat. Guerra de Fútbol
"One Simple Question" Revisited
Israel’s Double-Edged Sword (Part II). Military Tactic / Media Strategy.
¡¿En serio, marica?!
Why Israel should NOT have a “day after plan” for Gaza
Iron Dome: Israel’s Double-Edged Sword (Part I)
La fuerza de la Unidad: Lecciones de la Parasha Behaloteja
Defiendo al Estado de Israel
El (tema del) antisemitismo llega al Congreso de Estados Unidos
comente

Comentarios

Últimas publicaciones