top of page

Hanukkah




Por Jack Rubinstein.

Vivimos un momento de inmensa oscuridad como pueblo que nos trae necesariamente el recuerdo del Holocausto y todo lo que este acontecimiento significo para el judaísmo.

Los hechos de los últimos dos meses en Israel y el crecimiento de las manifestaciones Antisemitas en los cuatro rincones del planeta nos obliga a hacernos cuestionamientos filosóficos y existenciales que generan en nosotros una gran cantidad de angustias y aflicciones al vernos rodeados de injusticia y violencia moral contra lo que más amamos. El Juicio a D-os, ("The Trial of God") es una obra para teatro escrita por Elie Wiesel recrea un “Din Torah”, (juicio rabínico), dentro de un barracón de Auschwitz en la cual y usando sus propias palabras nos dice: "Su génesis: dentro del reino de la noche, fui testigo de un extraño juicio. Tres rabinos, todos eruditos y piadosos, decidieron en una tarde de invierno acusar a Dios por permitir que sus hijos fueran masacrados. Recuerdo: estaba allí, y sentí ganas de llorar. Pero nadie lloró".

La pieza de teatro se desarrolla a lo largo de varias noches. Se escucharon testigos, se recopilaron pruebas, se sacaron conclusiones, todo lo cual culminó finalmente en un veredicto unánime: el Señor Dios Todopoderoso, Creador del Cielo y la Tierra, fue hallado culpable de crímenes contra la creación y la humanidad. Y luego, después de lo que Wiesel describe como una "infinitud de silencio", el erudito talmúdico miró al cielo y dijo "Es hora de las oraciones vespertinas", y los miembros del tribunal recitaron el Maariv, el servicio vespertino.

Es aquí donde todo confluye, es el punto de infección que nos ha mantenido vivos y presentes a lo largo de la historia, somos un pueblo con la capacidad de juzgar a Dios, sin embargo y pese a todo la fe y el compromiso para con el siguen intactas, pese al veredicto que podría interpretarse como que Dios no es culpable mas nos debe algo, nos levantamos y caminamos hacia nuestro compromiso, sea orando o luchando por lo que nos es más precioso, la fe y la esperanza en un mañana mejor y al mismo tiempo reflexionar sobre estos problemas desafiantes, participar en una exploración más profunda de la fe, la moralidad y la naturaleza de Dios en el contexto de un sufrimiento profundo.

Y llega Hanukkah, esa fiesta mágica que nos trae la alegría de la luz y que nos muestra eso, que al final de los tiempos más oscuros siempre habrá aceite para encender la llama que iluminara un mejor mañana.

CHAG HANUKKAH SAMEACH


22 visualizaciones0 comentarios

Comments


Buscando a Mahatma
Europa: La Victoria del Non Plus Ultra
Los sacrificios de la paz: La Operación Arnon vista desde la parasha Naso
Middle East Regional Defense: Opportunity or Trap?
¡Nunca Jamás!
Tishri 7
Cautiverio subterráneo prolongado
Lágrimas de Shabat (II)
Decades of Denial: How Islamists Won the War Against Western Values
Los peligros de la democracia ultrajada
Una sucesión de escándalos
Gustavo Petro y su afinidad con la lucha palestina
comente

Comentarios

Últimas publicaciones