top of page

El antisionisemitismo

Por Eduardo Guinguis Rotman


Manifestante Chileno antisionisemita (Octubre 2020)

El 9 de Noviembre de 2020 se conmemora un nuevo aniversario de la Noche de los Cristales Rotos (Kristallnacht), el acto Antisemita que dio inicio al mayor genocidio conocido por la humanidad, el asesinato sistemático de seis millones de Judios. 82 años después, vemos signos alarmantes del resurgimiento del Antisemitismo, ese comportamiento irracional que degrada la condición humana; pero esta vez aderezado con un nuevo ingrediente, el Antisionismo. Sin embargo, muchos de los adherentes del Antisionismo se encargan públicamente de desmarcarse del antisemitismo, para lo cual exponen una serie de argumentos que buscan disociar el Judaísmo del Estado de Israel y de esta manera intentan desprenderse de la carga de ser tildados de antisemitas. ¿Pero es el Antisionismo una nueva forma de Antisemitismo?, ¿Es posible ser Antisionista y no ser Antisemita? Esta controversia está instalada desde ya hace más de 50 años especialmente como consecuencia de la victoria de Israel en la guerra de los "Seis Días" y la posterior ocupación de la tierra Palestina en poder de Egipto y Jordania. En una trinchera se ubican los antisionistas que defienden la causa Palestina y no se consideran antisemitas y de la otra, quienes postulan que condenar al Estado de Israel y deslegitimar su existencia es el antisemitismo de nuestra era. Procuro en lo que sigue rebatir los argumentos que plantean estos antisionistas, (hay muchos que no esconden su condición de antisionistas y antisemitas, como el descerebrado de la portada). Para esto, creo necesario primero exponer en breve lo que entiendo por Antisemitismo y Antisionismo. Antisemitismo es el prejuicio o la discriminación hacía los Judíos, que se manifiesta en la negación de sus derechos. En el devenir histórico, el antisemitismo negó a los Judíos el derecho a ser diferente, a profesar su religión, a vivir en un territorio, a desplazarse libremente, a participar del sistema económico, a educarse en colegios y universidades, a ser ciudadano y finalmente a existir. Hoy, el Antisionismo extiende dicha discriminación a negar al derecho del pueblo Judío a constituir su propio estado (autodeterminación) en la tierra de Israel. Quiero aclarar que en ningún caso la critica al gobierno de Israel y las acciones políticas que emprende, puede ser considerado Antisionismo; es un legitimo derecho que tiene toda persona y al que todo gobierno democrático, como el de Israel, está expuesto. Revisemos los argumentos utilizados por estos antisionistas, que niegan ser antisemitas, y que yo los he bautizado como "AntiSioniSemitas" 1. Existen Judíos antisionistas y como Judíos, no pueden ser catalogados de antisemitas. Entre ellos mencionan al grupo "Naturei Karta" que por razones teológicas se oponen a la existencia del estado de Israel, al igual como hubo grupos Judíos que se opusieron en su momento a Herzl, argumentando que los "Judíos debían vivir en medio de los demás pueblos". No me pronunciaré sobre estos grupos, pues claramente no representan al Judaísmo y están claramente marginados de la historia. También los hay Judíos antisionistas "progresistas" que abogan por el desmantelamiento del estado de Israel y en su reemplazo, la creación de un estado Palestino "democrático", que reciba a los refugiados Palestinos y en el cual Arabes, Judíos y Cristianos vivan con igualdad de derechos. Noam Chomsky, Ilan Pappé y Norman Filkenstein son estandartes de esta postura. Señores, debo darles una noticia; Si existen Judíos Antisemitas. En el año 1930, antes de la creación del Estado de Israel, el filósofo Judío aleman Theodor Lessing escribió su libro Der jüdische Selbsthaß, cuya traducción al español es algo así como "el auto odio Judío". En el libro explica el fenómeno de muchos intelectuales judíos que incitan el antisemitismo en contra de su propio pueblo, pues al ser identificados como una minoría marginada, o los "otros" por la sociedad que los acoge, internalizan el sentido de marginación, se distancian y repudian todo lo que puede ser identificado como judío. Entre muchos, el mayor inquisidor de la historia, Tomás de Torquemada provenía de una familia Judía conversa y el Judío Shaul de Tarso, San Pablo, demonizó a su pueblo, creando una nueva religión. Hoy los antisionistas judios, liderados por los señores Noam Chomsky, Ilan Pappé y Norman Filkenstein, como disciplinados marxistas estoy seguro conocen la postura del Judío antisemita Karl Marx, quien catalogó al Judaísmo como "la religión de los mercachifles y que su Dios es el dinero", y en una de sus correspondencias con Engels criticaba el resort donde pasaba sus vacaciones, pues estaba plagado de "moscas y judíos". Por lo demás, aquella postura cínica (por lo utópica) que mantienen estos antisionistas, de crear una "Palestina democrática", desmantelando el estado judío, en donde Arabes y Judíos idílicamente vivan en paz y en igualdad de derechos, no solo es absurda, sino que anti-histórica. Los Árabes y los Judíos no pudieron convivir en paz en la Palestina previa a 1948 y los últimos fueron expulsados de la mayoría de los países Arabes después de la creación del Estado de Israel y aún hoy los ciudadanos judíos (no sólo israelíes) tienen vetado el ingreso a muchos de tales países. Por otro lado, ningún estado Arabe es democrático, ¿y ustedes postulan que Palestina lo sea?. Los Palestinos de Fatah y Hamas, que estuvieron por más de 15 años envueltos en una guerra civil, aun hoy se niegan entre ellos los derechos, tanto en Cisjordania como en Gaza. Hamas, el movimiento surgido de la "Hermandad Musulmana", que gobierna Gaza desde el año 2006, y se supone formaría parte de dicho estado democrático, declaró el "fin de la laicidad y herejía en la Franja de Gaza", pretendiendo crear un estado islámico. ​Dos años después, el gobierno de Hamas impuso reglas estrictas sobre las mujeres, la cultura cristiana, las minorías no musulmanas oprimidas, impuso la ley Sharia y desplegó a la policía religiosa para hacer cumplir estas leyes. ¿Se trasvestirá en un movimiento democrático? Y ustedes pretenden crear un estado democrático en el que convivan en igualdad de derechos y en paz Judíos y Arabes?. ¿Y cuando ustedes señores Chomsky, Pappé y Filkenstein, o vuestros hijos, o los hijos de sus hijos, sean perseguidos por su condición de Judíos, le pediréis a la mayoría Arabe de vuestro idílico estado democrático que les den refugio? ¿Y creen que se lo darán? 2. El Antisionismo es la negación del derecho de los Judíos a tener su propio estado, ¿y acaso todos los pueblos tienen que tener su propio estado? Los Antisionistas argumentan que por ejemplo Vascos, Catalanes, Escoceses, Cachemires, Kurdos, Drusos, Osetianos, Lombardos y muchos otros pueblos carecen de estado, a pesar que han desarrollado movimientos de autodeterminación. ¿Estar en contra de esos movimientos los convierte en anti catalanes o anti escoceses?. Negarles el derecho a los Catalanes (o cualquier otro pueblo) a disponer de su propio destino, efectivamente es un acto de anti catalanismo. Criticar las formas de lucha que puedan adoptar, no lo es. Todo pueblo que ha reivindicado su derecho a la autodeterminación en un territorio ha debido luchar para conseguirlo, e Israel lo hizo no a través de un acto político, sino que derramando la sangre de sus ciudadanos, quienes se independizaron del dominio británico. Y debieron rechazar el ataque de múltiples países Arabes, que hay que aclararlo, no lo hicieron en pos de lograr la autodeterminación del pueblo Palestino, sino que el de echar a los Judíos al mar y ampliar sus territorios. 3. Antisionismo es Anticolonialismo y no Antisemitismo. De ninguna manera el Sionismo desató un proceso colonial. El Colonialismo se define como "el sistema politico económico por el cual un Estado extranjero domina y explota una colonia. Por lo general se utiliza la fuerza militar ante la que el país invadido no puede oponerse y el colonizador, invasor o conquistador impone el control militar, político, económico y social. En el proceso de colonización, el invasor puede imponer la religión, el lenguaje, el sistema económico y otras practicas culturales a la población indígena". El poder colonizador en Palestina fue el imperio británico, del que los Judíos, como parte de la población indígena, se independizaron, creando el estado de Israel. La población indígena Palestina, que también tuvo la oportunidad de lograr su autodeterminación en esa ocasión, la desechó y su territorio siguió siendo colonizado, esta vez por Egipto y Jordania. ¿Es Israel un estado Colonial al ocupar el territorio de Cisjordania (Gaza fue entregada a los Gazaties)?. Pues mi respuesta es negativa, la ocupación es una situación temporal. Israel ha ofrecido en multiples oportunidades a la dirigencia Palestina la oportunidad de negociar el término de dicha ocupación y la creación de su propio estado, lo que en la practica no ha prosperado por posiciones divergentes de ambas partes. Sin embargo, la puerta para una negociación bipartita, sin condiciones previas, siempre ha estado abierta por parte de Israel. En todo caso, Israel no explota los recursos de los territorios de Cisjordania o Gaza, no impone a sus habitantes su cultura, su sistema económico o su religión. En la práctica no es ni se comporta como una potencia colonizadora. 4. El antisionismo es una posición moral que se opone al estado apartheid y discriminatorio de Israel El Estado de Israel no posee una constitución formal, en cambio, dispone de un cuerpo de leyes básicas fundadas en su Declaración de Independencia. En dicha declaración se lee que el "Estado de Israel fomentará el desarrollo del país para el beneficio de todos sus habitantes, estará basado en la libertad, justicia y paz como lo preveían los profetas de Israel, asegurará la total igualdad de derechos sociales y políticos a todos sus habitantes, sin consideración de religión, raza o sexo; garantizará la libertad de religión, conciencia, lengua, educación y cultura, protegerá los lugares sagrados de todas las religiones...". Todos sus ciudadanos, judíos, árabes y cristianos, están representados en las instituciones políticas y ejercen con libertad todos sus derechos. Los antisionistas dicen sin embargo, como una demostración de la discriminación que practica el estado, que un ciudadano israelí de origen Árabe no puede ejercer el cargo de primer ministro. Efectivamente, así es, pero dicho cargo siempre estará disponible en el Estado Palestino que deberá ser creado, esperemos en democracia, en donde los palestinos ejercerán su autodeterminación. Hoy, en todo caso, los habitantes Palestinos de Cisjordania y Gaza no son ciudadanos de Israel y como tales, su derechos no están consagrados en las leyes fundamentales del estado Judío. La condición de Apartheid y Discriminatorio responde a un slogan propagandista y en ningún caso se aplica al Estado de Israel. 5. El Sionismo es una forma de racismo y discriminacion racial. Ser antisionista es combatir el racismo. El 10 de noviembre 1975 las Naciones Unidas aprobó la resolución 3379 que consideró que el "Sionismo es una forma de racismo y discriminación racial". Votaron a favor 72 países, en su mayoría países árabes y comunistas, 35 en contra, la mayoría de los países occidentales, y 32 se abstuvieron, en su mayor parte países latinoamericanos y africanos.


La decisión fue revocada el 16 de diciembre de 1991, cuando la Asamblea General aprobó la resolución 4686 , que derogó a la Resolución 3379, por el voto de 111 a 25, con 13 abstenciones y 17 delegaciones ausentes. Ningún país árabe votó a favor de la derogación. Todos los países ex-comunistas y la mayoría de los países africanos que habían apoyado la Resolución 3379 votaron para derogarla. Sólo cuatro países no musulmanes, tres de ellos comunistas, votaron en contra de la resolución: Cuba, Sri Lanka, Corea del Norte y Vietnam.


Sin duda que todos los ciudadanos del mundo y por supuesto los Palestinos más que todos, están en su derecho al condenar todas las acciones discriminatorias del estado de Israel y tiene el deber de luchar, con armas legítimas, por su derecho de autodeterminación, pero no a costa del justo derecho de los judíos a gozar de la suya en su estado.


Negar el derecho al pueblo Judío a su autodeterminación en su propia tierra, especialmente considerando su pasado de discriminación, persecución y genocidio, es un acto de deshumanidad y claramente de Antisemitismo. Aquellos que se proclaman Antisionistas, de aquí en adelante les pido que se declaren Antisionisemitas, que en realidad retrata de manera más franca su posición.


Termino este post como lo he hecho en los anteriores, instando a la dirigencia Palestina en Chile a que se distancie de las posturas "antisionisemitas", y que adopte una posición pragmática apoyando un proceso de paz en el medio oriente, en el que a través de una negociación binacional, entre representantes del Estado de Israel y la Autoridad Palestina, por fin se cree un estado Palestino, en el que sus ciudadanos ejerzan su legitimo derecho de autodeterminación. Pueden estar seguros que ese estado tendrá en el pueblo judío y el estado de Israel a su mejor aliado.

Louis Rubinstein: Un Legado de Innovación y Comunidad en San Andrés Isla
Ignorance is bliss
Concepto de Genocidio y Legítima Defensa
Amor por Israel
The Core Conflict and the Jews
Pésimo consejo de la ONU
A eso le llaman Soberanía
The Geopolitics of Genocide
Petro: Perdido en el Espacio-Tiempo
Ética y diplomacia: bases y desafíos
Israel Must be Permitted to Crush Hamas
Mi viaje a Israel durante la Guerra Hamas vs. Israel. Parte 1: Primeras Impresiones
comente

Comentarios

Últimas publicaciones