¿Era Colón judío?



Por David Alejandro Rosenthal

Poco se ha dicho del verdadero Cristóbal Colón o Cristóforo Colombo, pues así lo quería él. Un origen debatido entre gallego, catalán y genovés, incluso hasta portugués podría ser. Sin embargo, los indicios más veraces son que el descubridor había nacido en Génova, y que provenía de una familia de “cristianos nuevos”, que habían huido de España (posiblemente de la actual Cataluña -por las matanzas judías de 1391-) hacia Italia. Así que, su idioma original, en efecto era el castellano antiguo, conocido como “ladino” o judeoespañol. Además, para el hebraísta judío británico: Cecil Roth, Colón y Colombo eran nombres comunes dentro de la judería española e italiana. Asimismo, Colón permaneció en Lisboa un importante periodo y allí se casó con Filipa Perestrelo Moniz, hija de “conversos”-vinculada a los Braganza-, con quien tendría a su hijo Diego Colón Perestrelo.


Dejó escrito Colón -en ladino- en su Institución del mayorazgo (institución del derecho civil destinada a perpetuar la posesión de bienes) que: Jénova, "ciudad noble y poderosa por la mar,"; "Della salí, y en ella nací.". De la misma manera, Colón, esperó hasta el día 3 de agosto de 1492 para salir del mítico puerto de Palos de Moguer, a pesar que, todo estaba preparado para el día 2. Pero, es que este día era el 9 del mes de Ab -en el calendario judío-, día de ayuno completo, que conmemora la destrucción de los templos de Jerusalem por Nabucodonosor y también por Tito. Por estos terribles sucesos para el pueblo hebreo, se le considera un día de mala suerte.


Colón, no era ni catalán, ni gallego, ni portugués, ni siquiera italiano. Su origen siempre estuvo encubierto, pues era natural en la época ocultar el origen judío, por culpa de la “Santa Inquisición” que matoneó a los judíos españoles y portugueses, incluso replicándose en America. De hecho, el inquisidor general, Tomás de Torquemada, era nieto de judíos convertidos al catolicismo. En consecuencia, había un gran recelo contra los judeoconversos, también, denominados como “marranos” o “chuetas” en mallorquín.


De igual modo, Colón tuvo como mujer a la bella cordobesa, Beatriz Enríquez de Arana, de origen judío, así como, la madre de Fernando de Aragón, doña Juana Enríquez. El resultado de la unión de Colón y Enríquez fue Fernando Colombo, quien acompaño a su padre en el cuarto viaje y también escribió: “Historia del Almirante Don Cristóbal de Colón”. Por si fuera poco, algunos arguyen que Beatriz Enríquez era prima de Torquemada, por vía paterna, aludiendo que su padre era Pedro Torquemada.


Igualmente, para el descubrimiento, fue necesario el apoyo inicial de banqueros y líderes religiosos judíos, como: Don Isaac Abrabanel y Abraham Senior, que, aunque no tuvieron éxito, creyeron en esto. O de judeoconversos, tales como Luis de Santángel y Gabriel Sánchez, que fueron figuras claves en la financiación de la primera instancia de la modesta, pero tan importante campaña descubridora, que además transformó al mundo tal y como se conocía.


Asimismo, Colón dijo ser siervo del mismo Señor de David. Y soñó en “liberar” la Tierra Santa -Jerusalén- de los musulmanes, una idea común en la época, para acelerar la llegada del tan añorado Mesías.


39 vistas
Rawabi, la Palestina que sueño
VIDEO: Justos en las Naciones. Con David Alejandro Rosenthal.
Video: Iom HaShoa veHaGvura. Kehila Mesiánica Yovel. Homenaje a mi mamá, Anamaria Goldstein, Z"L
Piratas Judíos
¿Era Colón judío?
Las Guerras que Perdemos
La sinagoga más septentrional del mundo
Este año llega el Mashiaj
Gideon Levy, en sus palabras. Parte IV.
Santorini, o la semilla del éxodo de Egipto
AMIA, la embajada... ¿Por qué sí se puede juzgar a Irán? Con el juez Franco Fiumara (Argentina)
Pesaj, para mayor intervención de H" en nuestra vida

Artículos por categoría

Artículos por fecha

 

Comentarios

Últimas publicaciones

Radanita (en hebreo, Radhani, רדהני) es el nombre dado a los viajeros y mercaderes judíos que dominaron el comercio entre cristianos y musulmanes entre los siglos VII al XI. La red comercial cubría la mayor parte de Europa, África del Norte, Cercano Oriente, Asia Central, parte de la India y de China. Trascendiendo en el tiempo y el espacio, los radanitas sirvieron de puente cultural entre mundos en conflicto donde pudieron moverse con facilidad, pero fueron criticados por muchos.

Todos los derechos reservados @valijadeapocrifos.com