top of page

Jorge Bergoglio ha marcado un compromiso con la apertura y el encuentro constructivo



La mirada del primer rabino y argentino miembro de una Academia Vaticana.

Por el rabino Fishel Szlajen


Sin lugar a duda el papa Jorge Bergoglio ha sido gravitante durante estos 10 años en su condición de primer connacional, sumo pontífice de la Iglesia católica. En el contexto del diálogo interreligioso, Francisco ha marcado clara y contundentemente un compromiso con la apertura, la visibilidad y el encuentro constructivo. Y esta cultura del encuentro tanto para la propia cristiandad como en lo interreligioso e intercultural, no fue in abstracto. Por lo contrario, residió en acciones concretas impactando en la relación del catolicismo con otras religiones abordando sinérgicamente acuciantes temas de índole nacional e internacional, demandando soluciones globales a problemáticas globales. En este sentido los graves peligros relacionados con la contaminación, el cambio climático, la economía, la enemistad social, la injusticia, la afectación a la dignidad de la vida humana, la desigualdad, la exclusión y las guerras fueron los principales tópicos de las encíclicas Fratelli tutti (2020), Laudato si' (2015) y Lumen fidei (2013).


En estas dos encíclicas, promoviendo las declaraciones con acciones, se describen desde el catolicismo no sólo los ideales en las relaciones humanas cotidianas, comunitarias, políticas e institucionales más la inescindible dependencia existencial del humano con su medio ambiente, sino además los caminos para su logro.


En términos macro, de gobernanza y crisis humanitarias, son muy claras las referencias y acciones de Francisco para lidiar con la manipulación y deformación que padece la democracia, la libertad y justicia, más la pérdida del sentido social e histórico, sumando la cultura del descarte y las aberraciones manifiestas en las nuevas formas de esclavitud, la trata, el aborto a demanda y el tráfico de órganos, proliferando las mafias. Siempre atravesado por el mismo denominador, la demanda por el servicio al bien común centrado en la dignidad de cada ser humano en todos los aspectos de la vida, buscando soluciones a todo lo que atenta contra los derechos humanos fundamentales.

El deterioro de la ética, el rol de los medios de comunicación masiva e incluso la falta de libertad religiosa como derecho fundamental en ciertos lugares del mundo, son otros de los tópicos centrales de Francisco durante estos primeros 10 años al frente de su papado.


Su incansable derrotero para participar en encuentros ecuménicos y reforzar su mensaje apoyando a diversas sociedades en crisis humanitarias, pobreza y explotación, marginalidad y abusos, refugiados y migrantes más graves problemáticas y confrontaciones políticas, son otros ejemplos de un compromiso con los hechos que acompañan la palabra. Fueron casi 60 viajes internacionales a lugares, que como en Irak y Emiratos es la primera vez que un papa visita, y otras zonas que con sus diferentes conflictos fueron visitados por Francisco dialogando con y peticionando a sus líderes.


No puedo soslayar, por último, que Francisco en el 2016 aprobó nuevos estatutos para la Pontificia Academia para la Vida, estableciendo la selección y designación de sus miembros sin ninguna discriminación religiosa y exclusivamente por su calidad académica e integridad personal. Yo mismo soy prueba de ello al ser el primer rabino designado miembro titular de dicho máximo organismo en bioética. Y esto reforzó muy significativamente a nivel nacional el trabajo y esfuerzo conjunto entre bioeticistas de diferentes credos para, por ejemplo, producir en Argentina durante el 2020, el Marco Bioético de las Religiones Monoteístas en Ocasión del Covid 19 como protocolo de triage y asignación de recursos vitales bajo estándares éticos internacionales. Acuerdos históricos entre el judaísmo, cristianismo e islam ofreciendo alternativas que dignifican la vida humana frente a propuestas eutanásicas, incentivando a los cuidados paliativos (2019), así como otras acciones en el desarrollo de una ética para las nuevas tecnologías, han construido soluciones conjuntas a los comunes desafíos en nuestra aldea global.

38 visualizaciones

Comments


The Final Battle for the Holocaust
How Did the War Begin? With Iran’s Appeasers in Washington
Gracias a todos
La producción interreligiosa como cuestión de Estado
De Saúl a Núremberg
Ni pobrismo ni ostentación: ética para la riqueza
No vos espantesh de la Vejes
Can a Ceasefire be Reached Between Israel and Hezbollah?
Subrogación de vientre según la bioética judía
¿Quién mueve las piezas en este tablero de ajedrez?