Nuestra visita a la comunidad Abayudaya en Uganda, durante Januca (2017)





Para llegar a Uganda se puede montar uno en el vuelo 800 de Turkish Airlines y volar a Estambul vía Panamá, en cosa de 16 horas, y teniendo suficiente tiempo para hacer un breve pero completo tour de la ciudad durante esa escala, se puede abordar otro vuelo a Entebbe haciendo escala en Kigali, cosa de otras 7 horas. Así de lejos está Uganda, un país con paisajes y cultivos similares a los colombianos.


La comunidad cuenta con centro médico (donado por la familia Tobin), centro de cuidado dental (donado por la familia Abramovich), gran sinagoga (donada por la familia Stern), escuela de primaria y bachillerato para cerca de 800 jóvenes, 9 sedes comunitarias, algunas con sefer torot y sus respectivos baalei Tora, una mikve al natural, shojet para pollos y cabras, y un rabino ordenado en yeshivá masortí de Los Angeles quien a la vez ejerce como congresista elegido en el parlamento de Uganda.


Pero Uganda tiene más de un detalle que nos acerca al país que fuera el feudo de Idi Amín Dadá. Uganda fue uno de los territorios del Imperio Británico que inicialmente se consideraron para establecer ahí un Hogar Nacional Judío. En el viejo aeropuerto de Entebbe se realizó el sensacional rescate de los rehenes en 1976 (de eso comentaré en artículo aparte). Uganda, además, se convirtió recientemente en el país #100 en tener una sede de Chabad Lubavitch para atender la naciente comunidad de ya unos 400 paisanos, principalmente israelíes. En Uganda se producen Humus y Tehina Kosher (ver la foto abajo). Uganda también fue uno de los países africanos en abstenerse durante la votación en la ONU condenando la postura del presidente Trump con relación a la ubicación de la embajada en Jerusalem. 


Uganda es también el hogar de la comunidad Abayudaya, de la que escribí anteriormente. Para resumir, son unas 2.500 personas organizadas en 9 comunidades en el área metropolitana de Mbale, al este del país, en una zona principalmente musulmana. Son descendientes de quienes hace 100 años optaron por convertirse al judaísmo. Les comparto acá una selección de fotos y videos de mi reciente visita, que coincidió con la última noche de Januká y que para nosotros fue genuinamente sobrecoger la experiencia. La comunidad cuenta con centro médico (donado por la familia Tobin), centro de cuidado dental (donado por la familia Abramovich), gran sinagoga (donada por la familia Stern), escuela de primaria y bachillerato para cerca de 800 jóvenes, 9 sedes comunitarias, algunas con sefer torot y sus respectivos baalei Tora, una mikve al natural, shojet para pollos y cabras, y un rabino ordenado en yeshivá masortí de Los Angeles quien a la vez ejerce como congresista elegido en el parlamento de Uganda.

¡Fascinante nuestro mundo judío!





Barros Basto: el Dreyfus portugués
Música samaritana, melodías de tiempos remotos
Emergiendo, sumergiéndose y volviendo a emerger (Parte 1)
Mi humilde opinión sobre la Ley Nacional en Israel
De las cenizas brotan rosas
Rompiendo el cemento de la injusticia social
¡Adio 2020!
Mohamed Amin al-Huseini, Gran Mufti de Jerusalem y aliado de Hitler
Abracadabra o la Creación a través de la Palabra. Con el rabino Moshé Yerushalmi
Entrevista con el Embajador de Israel en Colombia Christian Cantor
“Guerra y Paz” en Oriente Medio
Cuatro navidades sin los apremios de la guerra

Artículos por categoría

Artículos por fecha

 

Comentarios

Últimas publicaciones

Radanita (en hebreo, Radhani, רדהני) es el nombre dado a los viajeros y mercaderes judíos que dominaron el comercio entre cristianos y musulmanes entre los siglos VII al XI. La red comercial cubría la mayor parte de Europa, África del Norte, Cercano Oriente, Asia Central, parte de la India y de China. Trascendiendo en el tiempo y el espacio, los radanitas sirvieron de puente cultural entre mundos en conflicto donde pudieron moverse con facilidad, pero fueron criticados por muchos.

Todos los derechos reservados @valijadeapocrifos.com