top of page

The Tinder Swindler



Por David Alejandro Rosenthal

Hace unos días una chica israelí en una fugaz charla me preguntó que si había visto “el timador o estafador de Tinder” (The Tinder Swindler) y sobre mi opinión como periodista con respecto a este nuevo documental de Netflix. Pues bien, no pude dar una respuesta concreta o profunda, sin embargo, ahora me animo a escribir sobre este documental que está llegando a diferentes lugares y que no tarda en volverse tendencia mundial.


Tinder se convirtió en un fenómeno, que traspasó fronteras y que, si bien ya existían aplicaciones, como plataformas para encontrar pareja mucho antes de su lanzamiento, esta fue la que más causó un efecto sobre la sociedad, por su forma ágil, moderna y accesible.

Es la historia de un chico israelí, procedente de una familia ultraortodoxa. Bnei Barak, su lugar de origen, es una pequeña ciudad, aunque más un barrio exclusivo casi en su totalidad para familias judías religiosas con diferente origen geográfico, tradición y observancia de la ley mosaica. Aunque no por este hecho el antisemitismo o antisionismo puede abanderarse. El estafador de Tinder pudo haber sido inglés, ruso, francés, italiano, etc., además, es que los hay, aquí y allá.


Es un fenómeno propio de Hollywood y de la literatura, por ejemplo, ver como un personaje se construye a través de artilugios, superchería y mentiras. Aunque, de seguro, no es el primero en hacerlo, terminará convirtiéndose en el más celebre, pues si está en Netflix, ya es más una celebridad que otra cosa. Evoca un poco al personaje del “Gran Gatsby”, la más célebre novela de aquel escritor americano de los años 20, llamado F. Scott Fitzgerald.


Bajo el nombre de Simón Leviev, es decir, el “alter ego” de Shimon Yehuda Hayu, se dedicó a salir con diferentes mujeres europeas, en principio. Además, su foco era Europa, no solo por la presunta riqueza que podrían tener en este lugar por encima de otros, sino porque en Israel le hubiera sido muy difícil proceder con sus planes.


A su vez, Tinder, la aplicación que sirvió a este hombre que presumía ser un multimillonario heredero de la industria diamantera, fue lanzada en 2011 y transformó, tal vez para siempre, la forma de relacionamiento entre las personas.


Tinder se convirtió en un fenómeno, que traspasó fronteras y que, si bien ya existían aplicaciones, como plataformas para encontrar pareja mucho antes de su lanzamiento, esta fue la que más causó un efecto sobre la sociedad, por su forma ágil, moderna y accesible.


Y, es que, la tecnología creó todo el escenario propicio para que plataformas y aplicativos o aplicaciones que ahora empiezan a manejarse por si solas con la nueva “inteligencia artificial” (IA). El amor en los tiempos de Tinder, antes en los tiempos de Facebook, luego Instagram y lo que le siga a todo esto, permite que el que así lo desee se oculte detrás de la pantalla. ¿Cuántos estafadores existen en estos sitios en línea, aplicativos o redes sociales?, la respuesta es obvia.


Tanto así que, una aplicación como Tinder, que es claro esta una empresa que cotiza miles de millones de dólares tiene un poder enorme frente a los simples mortales que la utilizan y que además pueden caer en diversos engaños, pues este tipo de aplicaciones se puede prestar para todo lo que se le ocurra a una mente disruptiva como la de Leviev.


En este caso en específico se documenta que el modus operandi de Leviev era atraer y enamorar a las mujeres o simplemente empatizar con ellas en modo de amistad, luego, su fin era el de pedirles luego sumas de dinero que serían devueltas sin problema alguno y hasta con creces, a cambio de salvar su vida de alguna situación de peligro.


Para algunos y algunas Leviev sería considerado un psicópata, sin embargo, es lo más probable una persona normal y más bien con un coeficiente intelectual bastante alto. Así como diseñó semejante plan para que mujeres (en específico) financiaran sin saberlo su vida de lujo, excesos y por supuesto esnobismo, hubiera podido crear una “Startup” en Israel o una compañía en algún lugar del mundo.


Pero, Tinder, la aplicación más conocida de citas online, incluso a nivel de ser considerada una red social, permitió que una persona común se convirtiera en una celebridad, por lo menos ahí y en Instagram.


Leviev creó un esquema Ponzi (en honor de Carlo Ponzi, estafador italiano, creador de las pirámides financieras), por medio de la cual utilizaba el dinero de una víctima para conseguir otra víctima y así sucesivamente. Y, es que la oportunidad la tenía en sus manos. O, acaso, ¿Cuántas mujeres no están buscando a su príncipe azul en las apps? Pero más a profundidad, ¿existe una mujer dentro de esas apps que se abstenga de un millonario?


El estafador de Tinder es solo un ejemplo de la anomalía de un sistema extraño de relacionamiento. Es virtual, es decir, que solo existe de forma aparente y no es real. De entrada, no es real. Y ¿será que los sentimientos que hay detrás de las pantallas son reales o no? Pues seguro que en algunos casos particulares si, tan así que hay quienes están expuestos a ser estafados, engañados, burlados y demás, por quienes utilizan los sentimientos de una forma virtual. Aparentemente existe un “verdadero sentimiento” virtual, pero no es real, así que no existe.


Ahora bien, Shimon Yehuda Hayu creó un personaje y además un performance, lo que quiere decir que, creó un espectáculo para su creación Simon Leviev, y con eso, más que una falsa identidad, un “ser ideal”, que seguro muchos hombres quisieran ser y otras cuantas quisieran tener.


Hay una crisis de valores, que viene desde hace al menos dos décadas, y que ahora, junto con el Covid-19, la complejidad de relacionarse de la forma de antes conlleva a que se haya convertido en algo bastante difícil o al menos ficticio el relacionamiento entre los seres, sin ni siquiera hablar de género.


Así que, lugares comunes virtuales como Tinder, han trasladado a los lugares comunes tradicionales.


Tinder transformó la forma de relacionamiento entre las personas que buscan conocer a otras con algún interés en común s ea cual fuere, desde lo más simple y casual hasta algo tan elaborado como un matrimonio formal. Pero no solo es Tinder y las otras aplicaciones que le continuaron las que transformaron a la sociedad como se le conocía antes. Uber, transformó no solo la forma de transportarse, sino también la conducta de los seres, al entender está nueva propuesta de transporte. Un servicio innovador que trascendió y traspasó fronteras. Airbnb transformó la forma de alojarse u hospedarse, de viajar inclusive y hasta de vivir para algunos. Netflix transformó la forma en la que la sociedad ve al mundo, más que ver películas, es una ventana al mundo exterior, aunque casi virtual también.


De hecho, todo está conectado, pues Leviev de seguro usaba además de Tinder, otras aplicaciones como Uber y Airbnb. Y, a la final, fue Netflix, al interesarse en esta tan mediática historia, que decidió apostar por hacer un documental, que termina siendo asaz superficial y ficticio, así como Leviev.


Tal como Albert Camus definió al absurdo, en donde “el absurdo” es la búsqueda de significado a algo que, simplemente, no lo tiene. Así que parecería que día tras día la sociedad vive en el absurdo.

69 visualizaciones0 comentarios

Comments


10 necessary steps for the ‘day after’ in Gaza
Field of Fire: Fifty Years in Middle East Studies (Part III). - The Scorpion and the Frog-
Colombia: El Galardón del Infierno
None ever called Neville Chamberlain a Nazi. Why not?
Education and Universities
Lágrimas de Shabat. "Crómicas" de Shabat
Field of Fire: Fifty Years in Middle East Studies (Part II)
What follows?
Mascotas II. En la Guerra
Zikaron i Independensia
Cantar de los Cantares a la Dulcinea tropical
Sovre La Fiesta de las Madres (2)
comente

Comentarios

Últimas publicaciones