Trump, a pesar de sus detractores

Actualizado: ago 12


A pesar de sus detractores

Por Livio Rosenberg, PhD. Panamá, junio 25

El presidente Trump es un personaje amado por una multitud arbitrariamente ignorada. A pesar de unos tweets del señor presidente que fueron interpretados como anti-latinos, hay muchos hispanos que simplemente lo adoran. No solo por ser un defensor del capitalismo, por reducir los impuestos, por regresar industria al país y generar más empleos. También aprecian su apoyo a la oposición que enfrenta al gobierno dictatorial de Venezuela. Para quienes añoran a su patria y para aquellos de nosotros que empatizamos con el sufrimiento del pueblo venezolano, Trump es un valiente. Y Trump, es también amado por empresarios de todas las razas y grupos étnicos; por la mayor parte de la gente productiva y emprendedora de ese gran país. Es amado por la gran mayoría de los cristianos evangélicos y por el pueblo rural americano. Es común, por ejemplo, ver a lo largo de Texas y Montana, entre otros, banderas de los E.E.U.U., pancartas de Trump 2020, y gente deambulando con su gorra de ‘MAGA’, Make América Great Again.


Sin embargo, Trump es odiado por la mayoría del pueblo metropolitano a través de los Estados Unidos, por las grandes mayorías en las ciudades de Nueva York, Chicago, y Los Ángeles, entre otras. Debemos recordar que el presidente Trump ganó gracias al voto electoral colegial y no por mayoría; Hillary terminó con una leve ventaja en cuanto a número general de votantes. Antes de pegar el grito al cielo, tenemos que entender que el sistema de elección en Estados Unidos fue creado para que haya una representación justa a través de los territorios de todo el país, y para que aquellas mayorías confinadas en las metrópolis no acaparen todos los beneficios y ajustes financieros a su favor, dejando a la población rural, como mendigos de tercera.


El presidente Trump es odiado por la prensa, con la excepción de Fox News y algunos medios de derecha de menor relevancia. Jim Acosta y Anderson Cooper de CNN, Jorge Ramos de Univisión, y Rachel Maddow de MSNBC entre otros, odian al presidente con una pasión que no habíamos visto en la historia de la prensa americana. ¿Y porque lo odian? Porque por fin, un presidente tiene el coraje de exponer a los periodistas que venden ficciones. Trump sacó a relucir, el abandono de la objetividad que alguna vez hacía que la prensa fuera una herramienta poderosa para ampliar el conocimiento. Hoy por hoy, la prensa es una maquinaria política, y una fuente de falsa información. “You are fake news!” ha gritado el presidente en su sala de prensa a más de a uno, y ha demostrado que Acosta, Maddow, y los demás, han intencionalmente publicado falsedades para satisfacer sus inclinaciones políticas.


En el campo político, no es necesario mencionar que su rival, Hillary Clinton y el expresidente Barak Hussein Obama, le tienen un odio abierto e incontrolable. Y los acompaña Nancy Pelosi, la presidenta de la Cámara de Representantes de los Estados Unidos; el señor Chuck Shummer, senador representante del estado de Nueva York; y el actual candidato a la presidencia, Joe Biden, quien fue vicepresidente y copartidario de Hillary en las elecciones pasadas. ¿Qué tienen estos personajes en común aparte de odiar al presidente Trump? Biden lleva 44 años trabajando como parte del gobierno americano, desempeñando diferentes cargos; Nancy Pelosi, 32 años, la mayor parte desempeñando su papel en el Congreso; y el Sr. Shummer, 38 años en la política de Nueva York. Estos veteranos, que llevan décadas exprimiendo al gobierno, quieren culpar al presidente Trump por toda calamidad y todo problema que enfrenta el país. ¿Y por qué lo odian con tanta insistencia? Porque Trump logró exponer la incompetencia y la corrupción de los políticos de carrera, como nadie lo había hecho anteriormente.


Otros segmentos de la población americana que odian a Trump desde lo más profundo de sus vísceras. Incluyen a algunas selectas personalidades de la farándula americana, como por ejemplo Robert DeNiro, Madona, Kathy Griffith, y Rosie O’Donnel. También hay quienes aman al Presiente Trump, como en el caso de James Woods, Jon Voight, y Kurt Russell, pero por lo general mantienen un perfil un poco más bajo, y permiten a los otros, exponerse públicamente para que todos se den cuenta de lo que en realidad son. Kathy Grifith, quien apareció con una cabeza de juguete en la semejanza de Trump, y dijo que era su sueño cortarle la cabeza al presidente. DeNiro, insultó a Trump durante la entrega de los Oscares, usando vulgaridad callejera. Y Madonna, disfrazada de vagina, pidió a las mujeres de E.E.U.U. que se unieran en contra a Trump.


Otro grupo opositor es la juventud americana. No la juventud de Middle America, pero sí la juventud de las grandes metrópolis. Estudiantes que han demostrado, gracias a sus arranques violentos e impetuosos, que las universidades de las grandes metrópolis americanas están invadidas por profesores menesterosos, incompetentes, cuya inculcación de principios socialistas y comunistas han logrado desconectar a la juventud de la realidad y del sueño americano. El movimiento de protesta de los demócratas se llama Antifa. Financiado por George Soros y con el apoyo de grupos como Black Lives Matter, BDS, o CAIR, se han fortalecido al punto que lograron saquear tiendas, destruir propiedades, demoler estatuas, deshonrar museos, edificios, y calles enteras sin repercusión ni arrestos. Estos mismos, que advirtieron que Donald J Trump destruiría a los Estados Unidos, son los mismos que estas últimas semanas han estado quemando y destruyendo. Ah, la ironía… viéndolo en mas detalle, los peores incidentes de violencia, de destrucción, y de vandalismo ocurrieron en ciudades como Boston, Chicago, Atlanta, Denver, Minneapolis, Portland, y Ciudad de Nueva York. ¿Qué tienen en común estas ciudades? ¡Todos los alcaldes actuales pertenecen al partido Demócrata!


Otro grupo más que no votará por Donald Trump es el de aquellos quienes, por años, y gracias a la política del Sr. Obama, se acostumbraron a depender del gobierno. Con cheques voluptuosos y sin obligación de emplearse, Obama creo una enorme masa de ‘parásitos humanos’, bajo el pretexto Robin Hood, de querer reducir la brecha socioeconómica. Ellos van acompañados por algunas minorías que se sienten amenazadas por la política conservadora del partido Republicano: grupos proaborto, parte de la comunidad LGTB, y más. No olvidemos a los musulmanes y los hispanos indocumentados que quieren traer a sus familiares a los E.E.U.U., y ahora se les dificulta mucho más. Trump también ha cumplido con su promesa de construir la Gran Pared que separará a E.E.U.U. de México, haciendo que el tráfico humano y el tráfico de narcóticos sea mas difícil aún.


Finalmente, y en son de contraste, siento adecuado mencionar que, para los cristianos evangélicos a nivel mundial, el presidente Trump es el mejor presidente que ha tenido los Estados Unidos. Según Israel, Donald J Trump ha sido el mejor amigo y aliado del pueblo judío. El trasladó de la embajada americana a Jerusalén, el reconocimiento oficial de los altos del Golán, la implementación de tratados militares mutuamente beneficiosos. Claro está que no quise mencionar esto como la razón por la cual voy a votar por el rubio bronceado, ya que la mayoría de mis correligionarios son precisamente de esos americanos metropolitanos que se identifican más con el partido Demócrata. ¡Ellos votarán por el pobre Joe Biden, un hombre ya completamente senil, que no tiene la capacidad de dirigir un Mc Donalds, mucho menos un país!


A quienes no mencioné, ya que no tienen el poder del voto, son los extranjeros. A las naciones del mundo. Trump sacó a E.E.U.U. del TTP, lo sacó del Acuerdo de Paris, lo sacó del terrible acuerdo de la NAFTA, reanudó las sanciones contra Irán, redujo el apoyo a los palestinos por apoyar a terroristas y a sus familias, redujo el apoyo a la UNESCO por incluir a grupos terroristas en las listas de sus fundaciones. También, Trump impuso sanciones económicas a China y a Rusia por falta de igualdad y balance. Fortaleció su presencia en Ucrania, acabo con ISIS, y reestableció a los E.E.U.U. como una fuerza militar merecedora de respeto, algo que, durante los años de Obama, fue gravemente debilitado. Así que podemos sumar a la lista de quienes odian a Trump a todos quienes no han podido tomar provecho de políticos corruptos en los E.E.U.U. para avanzar sus acostumbrados chantajes y sobornos. Ahora, tienen que lidiar con un presidente que pone el bienestar de su país primero. Ya no hay a quien comprar ni brazo que torcer. A propósito, mi brazo tampoco se presta a contorciones. Es evidente que mi voto lo tiene ganado ese rubio bronceado, a pesar de sus detractores.



Livio Rosenberg nació en Brooklyn, NY y creció en Bogotá, Colombia. Graduado del Colegio Colombo Hebreo, vivió en Miami (con la mitad de su promoción), y vivió muchos años en Israel donde fue profesor de la Universidad de Bar Ilán. Livio vive ahora en Panamá, felizmente casado, encerrado como todos, con mascarilla y desinfectante esperando el día que volvamos a ser libres, y que Copa renueve los vuelos a su adorado país natal.


#trump #maga #fakenews #elecciones #2020

459 vistas
Videoconferencia: Fake News, Redes Sociales y Discursos de Odio. Combatiendo el antisemitismo
Entrevista con el Rabino Dr. Fishel Szlajen sobre Pandemia, Triage y Bioética en el marco del Covid
Economía de la crisis: Economía Post-cierres
BDS: Aquel dolorcito de cabeza
Deportado injustamente
Videoconferencia: Vidas Pasadas, Reencarnación e Hipnoterapia
¿Qué le Pasó a Nuestro Planeta?
¿Puede la Marihuana ser Kosher? ¿How "Chai" are You?
El hombre en Damasco
Prologo al segundo libro de mi amigo Leon Hochman - Dromomaniando II
Video. La lucha antiterrorista en Perú y las enseñanzas para Colombia - Alm. Giampietri
ZOOM - Bari Weiss (ex-New York Times) y cómo combatir el odio. Hoy lunes 12, a las 7:30pm

Artículos por categoría

Artículos por fecha

 

Comentarios

Últimas publicaciones

Radanita (en hebreo, Radhani, רדהני) es el nombre dado a los viajeros y mercaderes judíos que dominaron el comercio entre cristianos y musulmanes entre los siglos VII al XI. La red comercial cubría la mayor parte de Europa, África del Norte, Cercano Oriente, Asia Central, parte de la India y de China. Trascendiendo en el tiempo y el espacio, los radanitas sirvieron de puente cultural entre mundos en conflicto donde pudieron moverse con facilidad, pero fueron criticados por muchos.

Todos los derechos reservados @valijadeapocrifos.com