top of page

Globalismo: Se les fue la mano



Por Omar Bula

Existen diversas interpretaciones sobre los motivos que explican el ascenso de líderes de derecha en todo el mundo, como Geert Wilders, Javier Milei y Nayib Bukele.


Hace poco más de una década, temas como la pedofilia, el transexualismo, agendas de género en las escuelas, remoción de órganos genitales a edades tempranas y desfiles públicos de adultos desnudos - eran casi impensables.

Este boletín se centrará en un único aspecto - uno que considero fundamental para todos los pueblos de Occidente.

En tiempos recientes, hemos sido testigos de una serie de eventos inusuales y, para algunos, desconcertantes, que parecen suceder de manera aislada, creando la ilusión de un caos desconectado.


Hace poco más de una década, temas como la pedofilia, el transexualismo, agendas de género en las escuelas, remoción de órganos genitales a edades tempranas y desfiles públicos de adultos desnudos - eran casi impensables.


Pero, la lista continúa: ataques a la libertad religiosa, iglesias incendiadas, estatuas de la Virgen María decapitadas, remoción violenta de monumentos y estatuas, justicia indulgente, liberación de delincuentes peligrosos, migración indiscriminada, permisividad con las drogas – la lista es larga.


En medio del ajetreo diario, muchos interpretan estos hechos simplemente como señales de un mundo corrupto que está perdiendo el juicio. También es común que las personas observen estos fenómenos de manera aislada, considerándolos manifestaciones espontáneas de las nuevas generaciones.


De lo que pocos se percatan, sin embargo, es de la intrincada red de conexiones que une todos estos eventos, los cuales - lejos de ser espontáneos - forman parte de una estrategia bien definida por parte del poderoso movimiento globalista y la izquierda para transformar el mundo en que vivimos.


En otras palabras, hay un hilo conductor que entrelaza todos estos elementos aparentemente dispares en una totalidad cohesiva: un ataque frontal a la Sociedad Occidental.


A lo largo de la historia, cambios culturales significativos han ocurrido recurrentemente, impulsados por avances tecnológicos, revoluciones ideológicas o eventos geopolíticos, remodelando sociedades y alterando normas, valores y comportamientos.


Ahora bien, los grandes cambios en el panorama geopolítico global en los últimos años han generado serias preocupaciones sobre el futuro de la Sociedad Occidental.


Y la convicción de que Occidente está bajo ataque no carece de argumentos. Es más, en muchos respectos, ésta se está revelando ante nuestros propios ojos.


Los esfuerzos del globalismo por demoler la ética, los valores y los principios fundamentales de la cultura occidental no cesan. Hoy por hoy, vemos diversos movimientos políticos, sociales y culturales cuyas agendas apuntan directamente a socavar los cimientos mismos de nuestra civilización.


Pero…se les fue la mano.


Las políticas y la propagación extrema de la propaganda globalista están poniendo a prueba los límites de la tolerancia de muchos pueblos.


Las tácticas insidiosas empleadas por el globalismo y sus camaradas de izquierda, junto con sus estrategias divisorias, han llevado a un descontento generalizado. Conozco muchas personas que, como yo, están hastiadas de ver la bandera del arcoíris hasta en la sopa.


Más importante aún, caímos en cuenta de que son los pilares mismos de nuestras sociedades y nuestras naciones los que están siendo atropellados por una amalgama amorfa y funesta de ideales globalistas y de extrema izquierda.


Los pueblos de los Países Bajos, Argentina y El Salvador ya decidieron que la lucha contra este contubernio siniestro no es solo una elección, sino una necesidad imperativa para la preservación de su forma de vida.


Mañana es tarde para que sigamos el mismo ejemplo en otros países de nuestra región y nos libremos de ese mal.



24 visualizaciones0 comentarios

Σχόλια


10 necessary steps for the ‘day after’ in Gaza
Field of Fire: Fifty Years in Middle East Studies (Part III). - The Scorpion and the Frog-
Colombia: El Galardón del Infierno
None ever called Neville Chamberlain a Nazi. Why not?
Education and Universities
Lágrimas de Shabat. "Crómicas" de Shabat
Field of Fire: Fifty Years in Middle East Studies (Part II)
What follows?
Mascotas II. En la Guerra
Zikaron i Independensia
Cantar de los Cantares a la Dulcinea tropical
Sovre La Fiesta de las Madres (2)
comente

Comentarios

Últimas publicaciones