top of page

Gratitud en tiempos de adversidad




Por Joy Yohros


“Sentí algo raro en el seno izquierdo mientras me bañaba. Anteriormente había palpado dos masas que resultaron ser quistes líquidos y que fueron aspirados pero esta vez, lastimosamente era un quiste sólido”. Así empezó todo.

Haciéndole frente

“Lo primero que me pasó por la mente fue ‘descuidos’, esto es un mal sueño. Pensaba que no sería nada, que todo iba a estar bien, hasta que fui diagnosticada. Traté de mantener pensamientos positivos pero tuve que aceptar y afrontar la realidad. La razón me decía que era un tumor maligno, el corazón me decía que tuviera fe, que todo iba a salir bien y fue una batalla interna entre ambos. Tuve que aceptar la realidad y hacerle frente. Acepté el reto con positivismo y ¡con terror!”


Mi familia

“Lo más difícil fue decírselo a mis hijos. Ellos estaban en shock, en negación y muy asustados. Les aseguré que todo iba a estar bien y que esta situación sería temporal. Siento que al verme fuerte se tranquilizaron. Mi esposo fue mi roca, estuvo a mi lado siempre”.


Privacidad v Prevención

“Salí de la sala de operaciones a las seis de la tarde. A las dos de la mañana, estando aún bajo los efectos de la anestesia que irónicamente no me dejaban dormir, sentí una claridad mental fuera de lo común. Me puse a escribir y a escribir. Mi madre levantó la mirada sorprendida y me preguntó que qué hacía. Terminé de escribir en mi ‘muro’, ‘post’, bajé el celular y me fui a dormir.”


“Al día siguiente cuando agarré el teléfono me di cuenta de lo que había hecho. No analicé sino que sentí la necesidad de alertar a las mujeres de que esto pasa; que una cree que esto no nos puede pasar y que sí pasa y sí te puede pasar, que nadie es inmune, que todas somos vulnerable y que hay que estar alerta. Sentí que si yo tenía una voz y que las personas iban a escucharme, debía usarla”.


El mensaje en Facebook

“Hoy me tocó a mí. De cada ocho mujeres en los Estados Unidos, una es diagnosticada con Cáncer de Mama. Cientos de miles de mujeres luchan contra este terrible monstruo cada año y hoy me tocó a mí. No estoy brava, ni triste, estoy decidida y confiada de que este reto lo supero. Como me escribió una querida amiga que ya pasó por esto: ‘Ds no le manda nada a nadie que no pueda soportarlo’.

Otra amiga me comentó que aunque ahora no pueda verlo, más adelante me daré cuenta que esto es un regalo, para hacer los cambios necesarios y ver la vida desde otro punto. Estoy segura que así será. Todos los retos a los que nos enfrentamos son lecciones, nos hacen más fuertes y más humanos. Agradezco el apoyo de todos mis queridos familiares y amigos, con ustedes a mi lado todo en este camino que me espera será más fácil y pronto celebraremos la vida.”


Intención

“Quise también que todos supieran por lo que estaba pasando para así evitar especulaciones por falta de información. Quise poder salir a la calle con la frente en alto. No busqué lástima ni compasión sino que tomé la actitud de que iba a estar bien. Agradecí a todos por preguntar y preocuparse. Mi mensaje fue ‘afróntalo con valentía y ayuda a las demás personas que quizás en algún momento vayan a pasar por esto para que lo hagan con fuerza, valentía y dignidad”.


Fuerzas para seguir

Gracias a la publicación (de mi mensaje en Facebook), recibí muchísimas muestras de apoyo y de cariño de parte de amigos, conocidos y hasta desconocidos, quienes fueron mi gasolina para seguir hacia adelante. Ella creó conciencia de que el cancer es una realidad y amenaza a una enorme cantidad de mujeres. ¡Las cifras son absurdas!


A pesar de todo

“Hubo días muy difíciles en los que no quise hablar, mirar el celular, ni salir de la casa pero cuando me sentí mejor y leí los mensajes, el saber que habían tantas personas pendientes y rezando por mi, eso fue muy especial y sin precio. Las muestras de cariño lo fueron todo”.


Mi Yo

“Fue un trago muy amargo saber que iba a perder el cabello. Cuando pasó, vi en el espejo a otra persona. Esa no era yo. Calva de la noche a la mañana, a pesar de que la peluca era muy parecida a mi cabello natural, mi pequeña nieta jugaba con ella, la halaba y me pedía que me la quitara. Cuando llegaba a casa y por fin lo hacía, tenía que hacerle frente a mi yo. Fue muy difícil.”


Quimioterapia

“Tuve la gran suerte de poder ser tratada en uno de los mejores hospitales del mundo y seguí el protocolo médico basado en las estadísticas sobre el tipo de cancer que tenía. Me dejé guiar por los expertos. Es lo que hicieron y les funcionó a las personas que conozco quienes tuvieron lo mismo y hoy están bien”.


Efectos secundarios

“Los efectos secundarios de la quimioterapia fueron relativamente leves, cosa que agradezco pero no dejaron de manifestarse malestares físicos fuertes. Aprendí sobre el ‘Chemo brain’ o cerebro de quimio. Hubo momentos, como escenas, que me contaban que pasaron pero que no los recuerdo. Se borraron totalmente. La comida era mi obsesión. ¿Dónde desayunamos, dónde almorzamos y dónde cenamos? ¡Quería comer todo el día! Ese era uno se los efectos secundarios de las esteroides”.


“También fue necesario estar pendiente de la manera de aminorar estos efectos. El tratamiento que recibí se llama Red Devil o Demonio Rojo, el cual tumba el cabello. El segundo protocolo, Taxol, afecta las uñas y dedos y para evitar daños me ponían bolsas de hielo de doble fondo en los pies y las manos”.


Alerta a mujeres de busto denso

“Necesito tocar un punto muy importante y es la práctica de recomendar a las mujeres a hacerse mamogramafías anualmente sin considerar si tienen un busto denso. Es un grave error ya que este examen no va a diagnosticar si hay células cancerosas o no en ellas. La cantidad de radiación recibida anualmente es malísima y por gusto. Es más efectivo un ultrasonido con un experto en la materia y mejor aún lo que se conoce como mamografía de contraste. Al efectuarse se puede observar al instante si el tumor es canceroso o no. De serlo, éste se ilumina como si fuese un diamante”.


Descuido

“Siento que hubo descuido y que mi condición debió haber sido diagnosticada hasta dos años antes. De haber sido así quizás hasta se hubiese podido evitar la quimioterapia. Hay que estar al día en avances médicos y tecnológicos y se deben explicar claramente las opciones y los riesgos”.


Señales del universo

“Mi papá estuvo es ese mismo hospital cuando enfermó de cancer hace 32 años. Volver al mismo lugar me hizo sentir que él estaba conmigo, que me estaba cuidando, que me estaba guiando y me mostraba el camino. Nueva York, donde fui tratada, fue siempre nuestra ciudad favorita y sentí que tenía que vivir eso. Ocurrió también que en la sala donde me hacían la quimioterapia había una placa con el nombre de Paul McCartney (su ídolo) y su esposa, lugar donde tenía que ir cada dos semanas”.


Triunfo

“Jamás me rendí. Quizás flaqueé un poco al final, sí, porque la medicina es acumulativa. También me afectó muchísimo cuando después del segundo tratamiento, se me cayó el cabello de una manera horrible a pesar de haberlo rapado antes casi todo. El día del último tratamiento me sentí como una guerrera victoriosa. Fue un sentimiento de triunfo: ¡lo logré!”


Lo que cambia

“Cambian muchas cosas. Tus perspectivas, prioridades, el sentido que le das a las cosas. Cosas que te parecían tan importantes dejan de serlo. Si por ejemplo, algo no me salió bien en el trabajo o en la casa no importa. Tengo la oportunidad de volverlo a hacer. Tengo vida. Tengo salud, gracias a Ds. Aprendí a utilizar mejor mi tiempo, a disfrutar la vida y a hacer lo que me hace feliz a mí, no sólo lo que complace a otros. Quiero llenarme de momentos positivos disfrutar de mis hijos y mis nietos, gozar mi familia, dedicarme a mi trabajo que me encanta, hacer lo que me gusta y no perder momentos valiosos por cumplir con compromisos sociales. He aprendido a aceptar que es más importante pasar una tarde con mi familia que ir a la peluquería por una hora para ir a un evento social”.


Sorpresas

Me sorprende poco ya que crear expectativas atrae decepciones así es que no espero nada.


Consejos para diagnosticadas

Número uno: Mente Positiva


Enfócate: este es un periodo de tiempo y vas a salir de esto. Estarás incómoda por unos meses pero es algo temporal. Esto va a pasar.


Organízate: tu tiempo, tu casa, tu familia, lugar donde te vas a atender, la persona o personas que te van a acompañar, lo que vas a necesitar.


Toma el control: Decidí raparme antes de que se me cayera el cabello, tatuarme las cejas y hacer todo lo que pude para mantener el control y que nada me tomara por sorpresa.


Consejos para la familia y allegados

“La familia y allegados deben estar presentes para apoyar pero respetando las decisiones de la paciente. Que las opiniones no pongan en duda las decisiones que se han tomado. Si la paciente decide que tiene que recurrir a la quimioterapia porque eso recomendó el médico, ella no quiere oír que la quimioterapia es mala, ni que la pastilla de guanábana o los jugos naturales curan. Uno puede recomendar de una manera sutil pero sin cruzar la línea”.


Cuando decidí raparme la cabeza algunas personas bien intencionadas me sugirieron n raparme y esperar a ver si se caía el cabello. ‘Si el doctor ya dijo que se va a caer con un 100% de seguridad, no me digas más nada que me confundes’. Dime ‘no te preocupes que va a crecer. Apoyo tu decisión’. Esto es muy importante. Cada decisión es tan difícil de tomar que demasiadas opiniones hacen el proceso más duro. Respeten la decisión de la paciente”.


Buena cara

“Para mi fue muy importante tratar de verme lo más normal posible. Me preparé con una peluca lo más parecida a mi cabello. (Se puede optar por un lindo pañuelo). No quise verme enferma ni andar por la calle con gorrita, la cabeza pelada, sin maquillaje y sin cejas ni pestañas. En el hospital veía a mujeres que preferían andar así. Para mi eso igualaba a cargar un letrero que decía ‘tengo cancer’. Respeto que es una decisión muy personal y que son mujeres muy fuertes y tienen una personalidad muy especial pero siento que para mi hubiera sido como despertar lástima en los demás. Ver a una mujer calva y con la apariencia de estar pasando por un momento tan difícil me hace sentir mucho dolor por ella y me entristece y yo no quería despertar esos sentimientos en la gente. Quería verme lo más normal posible, como que si a mi no me estuviera pasando nada”.


Respeto la decisión de cada mujer. Siento que estar arreglada sube el espíritu también. No quería ver en el espejo a una Sara enferma y destruida. Eso me hubiera deprimido más. Quería verme arreglada y sentir que dentro de todo lo que estaba pasando tenía un poquito de normalidad.


Adiós peluca

Fue extraño porque era un look totalmente nuevo y diferente, nunca había tenido el pelo tan corto o quizás sí pero cuando tenía apenas cinco años. Me la fui quitando poco a poco, estando de viaje, donde no conocía a nadie. Cuando me sentía extraña me la volvía a poner. ¡Para mis nietos todo era un shock!


Sabiduría

Mirar la vida con optimismo. A todos nos tocan momentos difíciles en algún momento y la actitud y manera en que uno mire la vida tiene mucho que ver con el resultado final. Aprender de las lecciones y ver cómo podemos mejorar como personas y echar para adelante.


La nueva Sara

Soy la misma pero mejor. Siempre he tenido mis prioridades bastante claras, quizás ahora aún más. Uno mejora después que pasa una experiencia como esta. Me he vuelto más espiritual, más agradecida con Ds por todo. Pero sí 😊


Actualización

Trabajé en un pequeño libro enfocado en el tema del cancer en la mujer. Esta idea me la presentó mi amiga Flor María, creadora del proyecto y fue muy generosa en incluirme. Con C de Couture: Glamour en toda circunstancia fue publicado en Mayo, 2019. Deseamos sea una fuente de inspiración para las mujeres y allegados que pasen por una experiencia similar. Ambas gozan de buena salud.


 

Joy Yohros


Nací en la Zona del Canal- Soy egresada del Instituto Alberto Einstein de Panamá. Estudié en University of Florida con enfoque en mercadeo e idiomas y especialización en periodismo y telecomunicaciones. También estudié fotografía en el Art Institute of Houston. Vivo en Panamá.

108 visualizaciones0 comentarios

コメント


10 necessary steps for the ‘day after’ in Gaza
Field of Fire: Fifty Years in Middle East Studies (Part III). - The Scorpion and the Frog-
Colombia: El Galardón del Infierno
None ever called Neville Chamberlain a Nazi. Why not?
Education and Universities
Lágrimas de Shabat. "Crómicas" de Shabat
Field of Fire: Fifty Years in Middle East Studies (Part II)
What follows?
Mascotas II. En la Guerra
Zikaron i Independensia
Cantar de los Cantares a la Dulcinea tropical
Sovre La Fiesta de las Madres (2)
comente

Comentarios

Últimas publicaciones